1817



Un verdugo británico sostiene la cabeza del dirigente obrero Jeremías Brandreth.