1980



El «crucifijo comunista» que el padre español Luis Espinal talló en los años setenta (sería asesinado el 22 de marzo de 1980). El 9 de julio de 2015, el presidente Evo Morales le regaló al papa Francisco una réplica de este crucifijo.[2]