Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea


El Acuerdo de la Asociación entre Ucrania y la Unión Europea es un tratado internacional firmado en 2014 por el cual se establece una asociación política entre ambas partes. El pacto plantea el objetivo de acelerar las relaciones políticas y económicas entre las partes y la gradual integración de Ucrania en el mercado interior de la Unión Europea.[2]​ Actualmente en proceso de ratificación por parte de los Estados miembros de la Unión Europea, el acuerdo entró plenamente en vigor a partir del 1 de enero de 2016.[3]

En este pacto, llamado oficialmente AA/DCFTA,[2]​ las partes se comprometieron a cooperar y converger la política, la legislación y la regulación a través de una amplia gama de áreas, incluyendo la igualdad de los derechos de los trabajadores, dar pasos hacia la circulación libre de visado, el intercambio de información y personal en el ámbito de la justicia, la modernización de la infraestructura energética de Ucrania, y el acceso al banco europeo de inversiones. Ambas partes también se comprometieron a sostener cumbres de manera regular, así como a implementar la creación de un Consejo de Asociación a nivel ministerial.[4]

El acuerdo también compromete a Ucrania a ciertas reformas económicas, judiciales y financieras, con el fin de hacer que sus políticas converjan con las de la Unión Europea (UE). Ucrania también se comprometió a ajustarse de manera gradual a las normas técnicas y de consumo de la UE. Por su parte, la UE acordó proporcionar a Ucrania con el apoyo político y financiero, el acceso a la investigación y al conocimiento, así como el acceso preferente a los mercados de la UE. El acuerdo compromete a ambas partes a promover una convergencia gradual hacia las políticas de la Agencia Europea de Defensa y de seguridad y defensa de la Unión Europea.

El acuerdo se produjo después de más de dos décadas en las que ambas partes buscaban establecer lazos cercanos la una con la otra. Por un lado, la Unión Europea quiere asegurarse que sus importaciones de gas natural de Ucrania, así como de sus exportaciones hacia esta no se vean amenazadas por la inestabilidad en la región, además de sostener la creencia de que esta misma inestabilidad puede ser reducida con el tiempo, a través de una serie de reformas económicas y socio-políticas en Ucrania.[5][6]​ Ucrania, por su parte, quiere incrementar sus exportaciones al beneficiarse del libre comercio con la UE, mientras atraen la inversión extranjera deseada; así como el establecimiento de vínculos más estrechos con una entidad socio-política con la que muchos ciudadanos ucranianos sienten una fuerte conexión natural.[7]


Restos de la estatua de Lenin al día siguiente de haber sido derribada por los manifestantes del Euromaidán.
Barricadas en Kiev en diciembre de 2013.