Alfabeto Fonético Internacional


El Alfabeto Fonético Internacional (AFI en español, API en francés e IPA en inglés) es un sistema de notación fonética creado por lingüistas. Su propósito es establecer, de forma regularizada, precisa y única, la representación de los sonidos del habla de cualquier lengua,[1]​ y en el ámbito profesional lo usan frecuentemente lingüistas, logopedas, terapeutas, maestros de lengua extranjera, lexicógrafos y traductores.[2]​ En su forma básica (en 2005) tiene aproximadamente 107 símbolos básicos y 55 modificadores.[3]

Los símbolos del Alfabeto Fonético Internacional están divididos en tres categorías: letras (que indican sonidos “básicos”), diacríticos (que especifican esos sonidos) y suprasegmentales (que indican cualidades tales como velocidad, tono y acentuación). Estas categorías están divididas en secciones menores: las letras están divididas en vocales y consonantes[4]​ y los diacríticos y los suprasegmentales están divididos según si indican articulación, fonación, tono, entonación o acentuación.[1]

Aunque el AFI fue creado para representar solo aquellas cualidades del habla que son relevantes para el idioma en sí (como la posición de la lengua, el modo de articulación y la separación y la acentuación de palabras y sílabas),[1]​ se ha creado un conjunto nuevo de símbolos como extensiones del Alfabeto Fonético Internacional para marcar cualidades del habla que no tienen un efecto directo en el significado (como por ejemplo el crujido de dientes, el sigmatismo y los sonidos efectuados por personas con fisuras labiopalatinas).[2]

El AFI puede utilizarse para transcribir cualquier lengua del mundo. Es el alfabeto fonético más utilizado en todo el mundo, aunque en Estados Unidos muchos lingüistas siguen usando, con preferencia, los símbolos del alfabeto fonético americanista.

La historia del AFI empieza en 1886, cuando un grupo de maestros franceses y británicos, dirigidos por el lingüista francés Paul Passy, formaron la que sería después conocida como la Asociación Fonética Internacional (en francés, l’Association Phonétique Internationale).[5]​ Su intención original era crear un conjunto de símbolos que podían tener valores diferentes para cada idioma.[6]​ Por ejemplo, el sonido /ʃ/ (sh) se representaba originalmente con la letra <c> en inglés pero con la letra <x> en francés.[7]​ Sin embargo, finalmente se decidió crear un solo alfabeto para todos los idiomas.[7]​ La primera versión oficial del AFI se publicó en 1888, dos años después de la formación de la Asociación Fonética Internacional,[8]​ basada en el alfabeto rómico de Henry Sweet,[9][10]​ que a su vez se inspiró en el alfabeto fonotípico inglés de Isaac Pitman y Alexander John Ellis.[11]


Diagrama ilustrando el Alfabeto Fonético Internacional
Posiciones de la lengua de vocales frontales cardinales con el punto más alto indicado. La posición del punto más alto es usado para determinar altura y fondo.
Radiografía de rayos X mostrando la articulación de los sonidos [i, u, a, ɑ]