Alfabeto cirílico


El alfabeto cirílico es un sistema de escritura utilizado en varias lenguas de Eurasia y se utiliza como escritura nacional en varios países de habla eslava, túrquica, mongólica, urálica e iránica de Europa del Sudeste, Europa Oriental, el Cáucaso, Asia Central, Asia del Norte y Asia Oriental.

Está basado en el alfabeto griego, con caracteres del alfabeto glagolítico y con sonidos exclusivamente eslavos. El glagolítico fue inventado por los santos Cirilo y Metodio, misioneros del Imperio bizantino en el siglo IX, quienes lo implementaron para traducir la Biblia en el contexto cultural de los pueblos eslavos. Esta Biblia estaba redactada en antiguo eslavo eclesiástico (basado en un dialecto eslavo aprendido en Tesalónica, Grecia). Este idioma fue usado para la cristianización de la Rus de Kiev entre los siglos IX y XII. En el siglo XIV surgió el eslavo eclesiástico, usado hoy en día en el culto por la Iglesia ortodoxa rusa y otras iglesias ortodoxas eslavas.

En el siglo IX d. C., el zar búlgaro Simeón I el Grande, siguiendo la trayectoria cultural y política de su padre Boris I, encargó la elaboración de una nueva escritura, el alfabeto cirílico arcaico, en la Escuela literaria de Preslav, en el Primer Imperio búlgaro, que sustituiría a la escritura glagolítica, elaborada anteriormente por los santos Cirilo y Metodio y los mismos discípulos que crearon la nueva escritura eslava en Bulgaria. El uso de la escritura cirílica en Bulgaria se hizo oficial en 893.[2][3][4]​ La nueva escritura se convirtió en la base de los alfabetos utilizados en varias lenguas, especialmente las de origen eslavo ortodoxo, y las lenguas no eslavas con influencia del búlgaro. Durante siglos, el cirílico fue utilizado también por los eslavos católicos y musulmanes (véase el cirílico bosnio). En 2019, alrededor de 250 millones de personas en Eurasia lo utilizan como alfabeto oficial para sus lenguas nacionales, de las que Rusia representa aproximadamente la mitad.[5]​ Con la adhesión de Bulgaria a la Unión Europea el 1.º de enero de 2007, el cirílico se convirtió en la tercera escritura oficial de la Unión Europea, tras la latina y la griega.[6]

La escritura cirílica se extendió por todo el territorio eslavo oriental y algunos territorios eslavos del sur, siendo adoptada para escribir las lenguas locales, como el antiguo eslavo oriental. Entre las lenguas que usan este alfabeto se encuentran el abjaso, azerí, bielorruso, bosnio, búlgaro, checheno, kazako, kirguiz, komi, macedonio, moldavo, mongol, ruso, serbio, tártaro, tayiko, turkmeno, ucraniano, uzbeko, yakuto y otras varias. Algunas de estas lenguas se escriben también en alfabeto latino. En el caso de los eslavos, el serbocroata es el único idioma que usa los dos alfabetos de manera oficial, aunque la versión latina es más usada. La composición del alfabeto cirílico original no se conoce. Su adaptación a las lenguas locales dio lugar a una serie de alfabetos cirílicos que se comentan a continuación:


Alfabeto cirílico: documento de corteza de abedul n.º 591[1]​ de Nóvgorod (1025-1050)
Una página de Азбука (Читанка) (ABC (Lector)), el primer libro de texto en lengua rutena, impreso por Ivan Fyodorov en 1574. Esta página presenta el alfabeto cirílico.
Monumento a la escritura cirílica en la Antártida
Distribución de la escritura cirílica en todo el mundo:
     El cirílico es la única escritura oficial.      El cirílico es cooficial con otro alfabeto. En los casos de Moldavia y Georgia, se trata de regiones escindidas no reconocidas por el gobierno central.      El cirílico no es oficial, pero sigue siendo de uso común.     El cirílico no es muy utilizado