Américo Vespucio


Américo Vespucio (en italiano, Amerigo Vespucci[a]​ [/ameˈriɡo vesˈputtʃi/]) (Florencia, 9 de marzo de 1454[b]​ – Sevilla, 22 de febrero de 1512) fue un comerciante, explorador y cosmógrafo italiano, naturalizado castellano en 1505, que participó en al menos dos viajes de exploración al Nuevo Mundo, continente que hoy en día se llama América en su honor. Desempeñó cargos importantes en la Casa de contratación de Sevilla, de la que fue nombrado piloto mayor en 1508; pero su fama universal se debe a dos obras publicadas bajo su nombre entre 1503 y 1505: el Mundus Novus y la Carta a Soderini, que le atribuyen un papel protagonista en el Descubrimiento de América y su identificación como un nuevo continente. Por esta razón el cartógrafo Martín Waldseemüller en su mapa Universalis Cosmographia de 1507 acuñó el nombre de «América» en su honor como designación para el Nuevo Mundo. El relato a menudo fantasioso y contradictorio de sus viajes lo han ubicado como una de las figuras más controvertidas de la era de los descubrimientos.

Fue el tercer hijo de Nastagio Vespucci, un notario florentino especializado en intercambio de divisas,[1]​ y de Lisa di Giovanni Mini.[2]​ Le pusieron el nombre de su abuelo, que murió en 1468. El mayor de los hermanos, Antonio, estudió Derecho y el segundo, Girolamo, se hizo sacerdote. Américo tuvo también un hermano pequeño, Bernardo, y varios otros que murieron poco tiempo después de nacer.[3]​ Su tío paterno fue el ilustrado fraile dominico Giorgio Antonio Vespucci, amigo de Lorenzo de Médici "el Magnífico", del ocultista Giovanni Pico della Mirandola y del geógrafo Toscanelli;[4]​ y tuvo a su cargo la educación del joven.[5]

Giorgio había donado a la ciudad en 1450 su importante colección de libros y por la misma época había abierto una escuela para los hijos de los aristócratas florentinos en su convento de San Marcos.[6]​ Allí formó a Amérigo y a otros jóvenes en las enseñanzas de Aristóteles, Ptolomeo y Estrabón sobre astronomía, cosmografía y geografía; en la lectura de los clásicos y particularmente en el dominio de la lengua docta, el latín (en la Biblioteca Riccardiana de Florencia existe un pequeño códice de su autoría, titulado Dettati da mettere in latino, escrito en ese idioma). Américo adquirió una predilección por Virgilio, Dante y Petrarca,[7]​ y probablemente leyese los libros de viajes de Marco Polo.[8]​ Dejó constancia escrita de su escepticismo hacia las creencias cristianas:[9]

A principios de los años 1470, el clan de los Vespucci encargó al pintor florentino Domenico Ghirlandaio, por entonces aún poco conocido, un retrato de familia para decorar una capilla de la iglesia de Ognissanti. En el siglo XVI Giorgio Vasari afirmó que uno de los retratados era Américo pero no hay evidencia objetiva de ello.[10]


Lápida sobre la tumba del abuelo homónimo de Américo Vespucio, muerto en 1468, con el escudo de la familia Vespucci o Vespucio. Iglesia de Ognissanti, Florencia.
Dibujo de la ciudad de París hacia fines del siglo XV
Dibujo de la Sevilla del siglo XVI
Grabado de la ciudad de Lisboa en el siglo XVI
Edificio del Archivo General de Indias, donde se preservan los documentos de la Casa de contratación de Sevilla.
Vespucio despierta «América» (grabado, 1638).
Reconstrucción hecha en el siglo XV del mapamundi de Ptolomeo, con base en descripciones en su Geographia (circa 150). Se observan los países de Seres y Sinae (China) en el extremo derecho, más allá de la isla de Taprobane (Sri Lanka, muy desproporcionada) y el Aurea Chersonesus (península de Malasia). De la carta de Vespucio de 1500 se deduce que creía estar navegando por estas aguas.
Grabado de hacia 1600 que representa a Vespucio observando la Cruz del Sur.
Ilustración de canibalismo en la edición de Mundus Novus impresa en alemán en Augsburgo en 1505.
Ilustración de la primera edición de la Lettera, que fue reciclada de una edición anterior de la carta de Colón anunciando el Descubrimiento de las Indias.[73]
Párrafo de la Cosmographiæ introductio que propone el nombre de América.
Martin Waldseemüller, Universalis Cosmographia (1507).
Retrato de Américo Vespucio que lo intitula «descubridor y conquistador de la tierra brasileña».
Estatua de Américo Vespucio en la Galería Uffizi, Florencia.
Los castellanos atacan a los indígenas de la isla de Iti. Grabado de finales del siglo XVI
Mapamundi de Juan de la Cosa (1500), que presenta, además de los hallazgos de Pinzón, al que se menciona como descubridor de Brasil, los de la expedición de Ojeda, a quien acompañó Vespucio. Es el mapa existente más antiguo del Nuevo Mundo.
Planisferio de Cantino (1502), el mapa portugués más antiguo conocido que incluye a América.
Mapa del Atlas Miller (1519) que muestra la costa de Brasil y el Río de la Plata.
Vista aérea sobre el archipiélago de Fernando de Noronha.