Amberes


Amberes (en neerlandés, Antwerpen pronunciado /ˈɑntˌʋɛrpə(n)/ ( escuchar); en francés, Anvers), antiguamente conocida como Antuerpia, es una ciudad belga, la capital de la homónima provincia de Amberes, en Flandes. Tenía 520 504 habitantes[4]​ en 2017, que la hacen la ciudad más poblada del país, y con 1,2 millones de la región metropolitana, la segunda más populosa después de la de Bruselas.[5][6]​ El área metropolitana comprende 1449 km².

Amberes está a orillas del río Escalda, vinculado al mar del Norte por el estuario del Escalda Occidental (Westerschelde). Se encuentra a 40 km al norte de Bruselas, y a unos 15 km al sur de la frontera con los Países Bajos. El puerto de Amberes es uno de los más grandes del mundo, el segundo de Europa[7][8]​ y entre los 20 primeros a nivel mundial.[9]​ La ciudad es también conocida por su industria del diamante y por el comercio.

A principios del Renacimiento la ciudad pertenecía a los Países Bajos Españoles. El siglo XV marcó el inicio del desarrollo económico de la ciudad, que se convirtió en uno de los centros comerciales más importantes del norte de Europa (a mediados del siglo XVI, los impuestos recaudados por la Corona española en el puerto de Amberes igualaban a los ingresos por las minas de plata de Potosí). Tanto económica como culturalmente Amberes fue durante mucho tiempo una ciudad importante, especialmente antes y durante la Furia Española (1576) y posteriormente a lo largo y después de la revuelta holandesa. Amberes también fue el lugar en que se habilitó el edificio de bolsa más antiguo del mundo, construido originalmente en 1531 y reconstruido en 1872.[10]​ En Amberes también se editaron los primeros mapas impresos en planchas de cobre. El iniciador de este tipo de cartografía en 1570 fue Abraham Ortelius.

Los habitantes de Amberes son apodados Sinjoren (pronunciación en neerlandés: /sɪnˈjoːˌrən/), a partir del título honorífico español de señor o del francés seigneur, en referencia a los nobles españoles que gobernaron la ciudad en el siglo XVII.[11]​ La ciudad fue sede de los Juegos Olímpicos de 1920.

Según el folklore, en particular celebrado por una estatua en frente del ayuntamiento en la plaza Mayor (Grote Markt), la ciudad habría sido nombrada por una leyenda sobre un gigante llamado Antigoon que viviría cerca del río Escalda. Cobraría un peaje a los barqueros que pasasen, y a aquellos que se negasen a pagarlo, les cortaría una de sus manos y las arrojaría al río.[12]​ Finalmente el gigante sería asesinado por un joven héroe romano llamado Silvio Brabón (en latín Silvius Brabo), que habría cortado la mano del gigante y la arrojaría al río. De ahí el nombre Antwerpen, del neerlandés hand werpen, que significa arrojar la mano.[13][14]


Plaza Mayor en Amberes con la estatua de Silvio Brabón.
Osias Beert the Elder, from Antwerp. Dishes with Oysters, Fruit, and Wine, c. 1620/1625
El saqueo de Amberes en 1576, en el que murieron 7000 personas.
Vista del Muelle de Amberes desde el Vlaams Hoofd
Mapa de Amberes (1624)
Amberes y el río Escalda, fotocromo ca. 1890-1900
Vista de Amberes con el Escalda helado (1590). de Lucas van Valckenborch.
Amberes, desde la orilla izquierda del Escalda (c. 1890-1900)
Resultados del bombardeo alemán de Amberes, octubre de 1914
Mgr. bonny, obispo de Amberes durante una procesión
Ayuntamiento de Amberes en la Grote Markt (plaza Principal).
Casas gremiales del siglo XVI en la Grote Markt.
La catedral de Nuestra Señora), aquí vista desde Groenplaats, es la catedral más alta de los Países Bajos. Sigue siendo el edificio más alto de la ciudad y alberga varios trípticos del pintor Rubens.
La estación Mayor de Amberes.
Palacio de Justicia de Amberes.