Anexo:Gobernantes de la Unión Soviética


Bajo la Constitución de Soviética de 1977 de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el presidente del Consejo de Ministros era el jefe de Gobierno[1]​ y el presidente del Presidium del Soviet Supremo era el jefe de Estado.[2]​ El cargo de presidente del Consejo de Ministros era el equivalente al de un primer ministro de Occidente,[1]​ mientras que el cargo de Presidente del Presidium equivalía al cargo de Presidente.[2]​ En los setenta años de historia de la Unión Soviética no hubo ningún cargo oficial de líder de la Unión Soviética, pero el líder soviético generalmente condujo al país a través del cargo de Presidente del Consejo de Ministros y el cargo de Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).

Tras la consolidación en el poder de Iósif Stalin en la década de 1920[3]​ el cargo de Secretario General del Comité Central del Partido Comunista se convirtió en sinónimo de 'Líder de la Unión Soviética'[4]​ porque el puesto controlaba tanto al PCUS como al Gobierno soviético.[3]​ El puesto de Secretario General fue suprimido bajo Stalin y más tarde fue restablecido por Nikita Jrushchov bajo el nombre de Primer Secretario; en 1966, Leonid Brézhnev revirtió el título del cargo a su antiguo nombre. Siendo la cabeza del Partido Comunista,[5]​ el cargo de Secretario General fue el más alto en la Unión Soviética hasta 1990.[6]​ El puesto carecía de directrices claras de sucesión, por lo que después de la muerte o remoción de un líder soviético, el sucesor normalmente necesitaba el apoyo del Politburó, del Comité Central o de otro aparato del Gobierno o del partido tanto para tomar como mantenerse en el poder. El Presidente de la Unión Soviética, cargo creado en marzo de 1990, reemplazó al Secretario General como el más alto cargo político soviético.[7]

Contemporáneamente a la creación del cargo de Presidente, los representantes del Congreso de los Diputados del Pueblo votaron para quitar el artículo 6 de la Constitución soviética que declaraba que la Unión Soviética era un Estado unipartidista controlado por el Partido Comunista y que, a su vez, desempeñaba el papel directriz en la sociedad. Esta votación debilitó al partido y su hegemonía sobre la Unión Soviética y su pueblo.[8]​ Tras la muerte, renuncia o destitución de un Presidente titular, el Vicepresidente de la Unión Soviética asumiría el cargo, aunque la Unión Soviética se derrumbó antes de que esto realmente fuera probado.[9]​ Después del fallido intento de golpe de agosto el Vicepresidente fue reemplazado por un miembro electo del Consejo de Estado de la Unión Soviética.[10]