Anillos olímpicos


Los anillos olímpicos (también llamados aros olímpicos) son el principal símbolo de los Juegos Olímpicos. Se trata de cinco aros de colores, entrelazados y dispuestos en dos filas, tres arriba y dos abajo.

La bandera olímpica está compuesta por el símbolo de los anillos olímpicos sobre fondo blanco Además hay otros dos símbolos olímpicos que son: la Llama olímpica y el credo olímpico. La bandera está compuesta por cinco aros o anillos de colores entrelazados sobre un fondo blanco. En la actualidad, los cinco aros representan los cinco continentes principales: Europa, Asia, África, Oceanía y América, respectivamente. Los cinco colores representan la totalidad del mundo.

Sin embargo, originalmente, según el Comité Olímpico Internacional, los seis colores se eligieron para reflejar al menos un color de las banderas de cada país competidor. Cada aro representa los colores de las banderas de los primeros países que formaban parte de los JJOO. Los seis colores —incluyendo el fondo blanco de la bandera— combinados de esta manera reproducen los colores de todos los países sin excepción.

Fue Pierre de Coubertin, fundador del movimiento olímpico, quien dibujó el emblema. En su primera versión aparecen los aros con la frase heredada por Henri Didon (Citius, Altius, Fortius). Fue Coubertin quien explica el uso de los colores, sin atribuir uno a cada continente, como actualmente se utiliza. Predominan los colores azul y el amarillo en la bandera de Suecia, el azul y el blanco de la bandera de Grecia, los colores de la bandera tricolor francesa, Inglaterra y Estados Unidos, Alemania, Bélgica, Italia, Hungría, el amarillo y el rojo de España junto a las (que Coubertin consideró como naciones) novedades como Brasil o Australia, con el antiguo Japón, y la nueva China. Es realmente un símbolo internacional.

Pierre de Coubertin ―en la Revue Olympique de agosto de 1913― informó acerca del símbolo que utilizaría en 1914 el Congreso Olímpico de París:


Anillos olímpicos.