Antisemitismo


El antisemitismo, en el sentido amplio del término, hace referencia a la hostilidad hacia los judíos basada en una combinación de prejuicios de tipo religioso, racial, cultural y étnico.[1][2]​ En sentido restringido, el antisemitismo es una forma específica de racismo,[3]​ pues se refiere a la hostilidad hacia los judíos, definidos como una raza, concepción moderna que habría surgido a mediados del siglo XIX; no debe confundirse con el antijudaísmo, que es la hostilidad a los judíos definidos como grupo religioso[4][5]​ y cuya expresión más desarrollada sería el antijudaísmo cristiano. Pierre-André Taguieff, por su parte, propone englobar todas las manifestaciones de hostilidad, aversión y odio hacia los judíos que se han producido a lo largo de la historia bajo el término de judeofobia.[6][7]

El antisemitismo puede manifestarse de muchas formas: como odio o discriminación individual, ataques de grupos nucleados con dicho propósito o, incluso, mediante la violencia policial o estatal.

Como ha señalado Michel Wieviorka, «el antisemitismo es el problema de todos los demócratas, de todos los humanistas, no es solo un problema de los judíos. Y lo mismo ocurre respecto de todas las demás formas de racismo».[8]

La reunión que desde 2020 se realiza bajo los auspicios del Instituto Van Leer de Jerusalén de un grupo de académicos de todo el mundo para hacer una evaluación crítica de la definición de la IHRA e intentar clarificar los aspectos de la misma que causan confusión y preocupación, propone, junto a cinco directrices de carácter general y 10 relacionadas con Israel y Palestina,[9]​ con fecha 25 de marzo de 2021, la siguiente definición de antisemitismo:[10]

Aunque la etimología del término antisemitismo podría dar a entender que se trata de un prejuicio contra los pueblos semitas en general, el término se utiliza en forma exclusiva para referirse a la hostilidad contra los judíos. Con el fin de evitar confusiones en referencia a otros pueblos que hablan lenguas semíticas, algunos autores[12]​ prefieren el uso de términos equivalentes no ambiguos, como judeofobia o antijudío, reservando antisemitismo para su uso en referencias históricas a las ideologías antijudías de la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.[13]


Boicot antisemita contra un negocio judeoalemán (Tietz, Berlín), señalado por los nazis con una estrella judía y un cartel con la inscripción «¡Alemanes! ¡Defendeos! ¡No compréis a los judíos!»
Antisemitismo nazi, 1933
Wilhelm Marr, creador del término "antisemitismo".
Primera página de 1893 del periódico antisemita francés La libre parole, fundado por Édouard Drumont, en el que aparece una caricatura sobre la "ambición judía" de dominar el mundo ("Su patria", se lee al pie), y en la que el judío está representado por unos supuestos rasgos "raciales" que lo definen e identifican, como la enorme nariz aguileña.
Representación medieval de dos judíos alemanes, con los típicos sombreros que los identificaban, ya que era imposible distinguir por sus rasgos físicos a los judíos de los que no lo eran.
Caricatura antisemita austrohúngara de 1873.
Caricatura antisemita y antimasónica francesa de 1903 en la que aparece el presidente del gobierno francés Pierre Waldeck-Rousseau siendo coronado "Emperador de los judíos, Príncipe Electo de los caimanes francomasones" por el gran rabino de Francia Zadoc Kahn. Los testigos son los políticos dreyfusards, entre los que se encuentra el propio capitán Alfred Dreyfus. Al fondo en la tribuna se puede ver al banquero judío Alphonse Rothschild, acompañando al presidente de la República Emile Loubet.
Gráfico publicado por el gobierno nazi en 1935, explicando los esquemas familiares que determinaban la limpieza de sangre.
Soldado judío soviético hecho prisionero por el ejército alemán, agosto de 1941. Al menos 50.000 soldados judíos del Ejército Rojo fueron ejecutados.[88]
Edición alemana del El judío internacional de Henry Ford.
Miniatura del Diálogo contra judíos (Dialogi contra Iudaeos, c. 1109) de Pedro Alfonso; presenta un diálogo alegórico entre el judío y el cristiano, simbolizados aquí por Moisés y Pedro.[134]
Grafiti antisemita y anti árabe en San Pedro Sula. El antisemitismo en Honduras ha ido en aumento desde 2009 obligando a residentes judíos abandonar el país.
Asalto de moros a un barrio judío, obra de Francisco Lameyer. Óleo sobre lienzo, 133,7 x 103,5 cm, Museo del Prado.