Aqueo (pueblo)


Aqueos (del latín Achaei; griego: Ἀχαιοί, Akhaioí) es uno de los nombres colectivos utilizados para el conjunto de los griegos en la Odisea y en la Ilíada de Homero. Los otros términos son dánaos (Δαναοί, utilizado 138 veces en la Ilíada) y argivos (Ἀργεῖοι, utilizado 29 veces en la Ilíada), derivado de Argos, una ciudad de la unidad periférica de Argólida.

En el período histórico, los aqueos fueron los habitantes de Acaya, una región en la zona septentrional del Peloponeso. Las Ciudades-Estado de esta región formaron una confederación conocida como Liga Aquea, que fue muy influyente durante los siglos III y II a. C.

Debido al uso de este término en los poemas homéricos, a veces suele designarse como aqueos a los habitantes del pueblo indoeuropeo que, a partir del año 2000 a. C., se desplazaron hacia el sur de los Balcanes y que posteriormente dieron lugar a la civilización micénica, pero la historiografía denomina más frecuentemente «micénicos» a los portadores de dicha cultura.[1]

Las leyendas griegas hacen proceder a los aqueos de un antepasado epónimo, Aqueo, hijo de Juto y nieto de Helén. Pausanias indica que tanto Aqueo como su hermano Ion habían nacido en Atenas, lugar donde su padre había migrado tras ser expulsado de Tesalia por sus hermanos. Luego, Juto y su familia también fueron expulsados de Atenas y se establecieron en Egíalo, que era como se llamaba a la parte septentrional del Peloponeso. Aqueo marchó a Tesalia para reivindicar los derechos de su padre, mientras Ion se casó con la hija del rey de Egíalo y, a la muerte de este, obtuvo el trono.

Posteriormente, los descendientes de Aqueo regresaron desde Ftiótide (una zona de Tesalia) al Peloponeso, pero se establecieron más al sur, en Laconia y Argólide. En esta época es cuando se desencadenó la guerra de Troya, en la que los aqueos eran los más numerosos de todos los griegos. Luego, los aqueos fueron expulsados de Laconia y Argólide por los dorios y pidieron ser acogidos por los descendientes de Ion, los jonios, que seguían en la parte septentrional de la península del Peloponeso. Sin embargo, estos se negaron, y se desencadenó una guerra en la que vencieron los aqueos, expulsaron a los jonios y llamaron a esa zona Acaya.[3][4]

El uso del término aqueos por Homero para designar de forma conjunta a los componentes de la coalición de territorios que marchó a la guerra de Troya es la base por la que historiografía considera que este nombre era la denominación de, al menos, un amplio sector de los griegos durante la Edad del Bronce, cuando floreció la civilización micénica.[5]


Mapa de las regiones de Grecia central en la Antigüedad. La región de Acaya era uno de los lugares habitados por los aqueos en época histórica.