Aquisgrán


Aquisgrán[1]​ (en alemán, Aachen Acerca de este sonido [ˈaːχn̩] ; en fráncico ripuario: Oche [oxe]; en bajo alemán, Aken; en francés, Aix-la-Chapelle; en neerlandés, Aken; y en latín, Aquisgranum), también conocida como Baños de Aquisgrán, es una ciudad en el distrito gubernamental de Colonia en Renania del Norte-Westfalia (Alemania). Aquisgrán era la residencia favorita de Carlomagno, y más tarde fue el lugar de coronación de los reyes alemanes. Es la ciudad más occidental de Alemania, situada junto a las fronteras con Bélgica y los Países Bajos, a 61 km al suroeste de Colonia. Dentro de la región existen minas de carbón y esto repercutió en su historia económica. La Universidad Técnica de Aquisgrán, una de las universidades de excelencia en Alemania, se encuentra en la ciudad. El enfoque económico predominante en Aquisgrán está en la ciencia, la ingeniería, la tecnología y sectores afines. En 2009, Aquisgrán se clasificó octava entre las ciudades de Alemania más innovadoras. La población de la ciudad supera los 260 000 habitantes.

El nombre de Aquisgrán es de origen incierto. La ubicación ha sido habitada por el hombre desde el Neolítico, hace aproximadamente 5000 años, atraído por sus manantiales de aguas calientes. La raíz Aa, o variantes como Ae, E, Ee, Ie, o IJ se encuentran en los nombres de los ríos u otras fuentes de agua en las zonas de habla germánica del norte de Europa, en particular los Países Bajos y el noroeste de Alemania.

Estos nombres de los ríos se derivan del aha o ahwô del antiguo alemán que significa "agua". Estas palabras comparten una raíz indoeuropea más antigua con la latina Aquae.

El término latino "Aquae" es el origen del nombre romano Aquae granni, que significa "agua de Grannus", en referencia a una deidad celta venerada en la zona.[2]​ Sin embargo, una etimología alternativa atribuye el elemento granni a un oficial romano de nombre Grenus, que estableció un campamento militar romano en la zona durante los tiempos del emperador Adriano en torno al año 124. Este nombre se convirtió en Aix en francés, y posteriormente en Aix-la-Chapelle después de la construcción de una catedral en la ciudad bajo la dirección de Carlomagno a finales del siglo VIII, que había convertido la ciudad en la capital de su imperio.

De esta manera, los topónimos de derivados relacionados con el término "agua" en las lenguas germánicas y románicas son un caso de evolución paralela. La ciudad es conocida por una variedad de diferentes nombres en otros idiomas:

Aquisgrán está en el extremo occidental de la línea de Benrath que divide las lenguas altogermánicas en el sur del resto de la zona de lenguas germánicas occidentales en el norte.[5]​ El dialecto local de la ciudad se llama Öcher Platt y pertenece al grupo de lenguas de franconio ripuario.


Catedral de Aquisgrán hacia mediados del siglo XIX
Prisioneros alemanes tras la toma de la ciudad en 1944 durante la Segunda Guerra Mundial
Capas de arenisca y formación de piedra arcillosa a partir del período Devónico debajo de la Iglesia de San Adalberto en Aquisgrán.
Mapa de Aquisgrán
Edificio central de la Universidad Técnica de Aquisgrán, fundada en 1870
El "Rathaus" (Ayuntamiento) de Aquisgrán
Vista nocturna de la catedral de Aquisgrán
Elisenbrunnen
Aachener Printen