Arquidiócesis de París


La arquidiócesis metropolitana de París es una de las veintitrés arquidiócesis de la Iglesia católica en Francia. Fue creada en el siglo III como diócesis, elevada al rango de arquidiócesis el 20 de octubre de 1622 durante el asedio de París.

Actualmente y de forma temporal, su sede es la iglesia de San Sulpicio, debido al incendio que sufrió la Catedral de Notre Dame en abril de 2019. Su territorio se corresponde con la prefectura de Île-de-France. Las diócesis sufragáneas son las de Créteil, Evry-Corbeil-Essonnes, Meaux, Nanterre, Pontoise, de Saint-Denis y Versalles.

La bula Qui Christi Domini vices de (29 de noviembre de 1801), que aprobó el Concordato de 1801, estipuló que el Arzobispo de París era además Arzobispo de Reims y Arzobispo de Sens, cargos que fueron suprimidos. Con la bula Paternae Caritatis de (6 de octubre de 1822), estas últimas sedes fueron restablecidas.

En la actualidad, es Mons. Laurent Ulrich quien ocupa la cátedra de Notre Dame como arzobispo de París. Cuenta con dos obispos auxiliares: Thibault Verny y Philippe Marset.[2]

Además, la arquidiócesis cuenta con dos arzobispos eméritos, el cardenal André Vingt-Trois, que ocupó el cargo entre 2005 y 2017 y Michel Aupetit entre 2017 y 2021.

De acuerdo al Anuario Pontificio 2020 la arquidiócesis tenía a fines de 2019 un total de 1 309 700 fieles bautizados.