Ares


En la mitología griega Ares (en griego antiguo Ἄρης, en griego moderno, Ἄρη), hijo de Zeus y Hera, es el dios olímpico de la guerra.

En la guerra representa la brutalidad, la violencia y los horrores de las batallas. [1]​ Como dios de la virilidad masculina a lo largo de la mitología se han contabilizado unas treinta amantes mujeres, con una descendencia de alrededor de 60 hijos (entre ellos Eros, Harmonía, Fobos, Deimos, las amazonas). Afrodita, diosa del amor y la belleza, era su amante preferida, su sanadora y aliada en la guerra. Su equivalente romano es Marte.

A pesar de ser identificado como dios de la guerra no siempre salió victorioso en los combates. De hecho, resulta varias veces herido, como contra el semidiós Heracles, y sobre todo en sus enfrentamientos con su hermana Atenea, divinidad también guerrera, patrona de la estrategia y la sabiduría. Su lugar de nacimiento y auténtico hogar estaba situado en la región de los bárbaros y tracios,[2]​ al norte de la Hélade, y allí huyó cuando fue descubierto acostándose con Afrodita,[3]​quien engañó reiteradas veces a su esposo Hefesto con él.

En la guerra de Troya en un primer momento peleó con un bando y luego con el otro, para compensar el coraje de ambas partes. Su mano destructiva se veía incluso tras los estragos provocados por plagas y epidemias.[4]​ Esta faceta salvaje y sanguinaria de Ares lo hacía ser detestado por otros dioses, incluidos sus propios padres.[5]

«Ares» fue también un adjetivo y epíteto en la época clásica para referirse a otros dioses cuando presentaban una modalidad guerrera, violenta o viril: eran comunes los títulos Zeus Areios, Atenea Areia e incluso Afrodita Areia.[6][7]

El nombre de Ares ya aparece atestiguado en las tablillas micénicas bajo la forma A-re. Pese a ello, en Grecia, al menos durante las épocas arcaica y clásica, no era de los dioses a los que más culto se rendía, dado que se le consideraba de procedencia bárbara.[8]


Estatua de Ares en Villa Adriana (Tívoli).
Ares alzando a Afrodita
Ares, copia romana de un original de Alcámenes del siglo V a. C. Hallado en 1925, en la zona sagrada de Largo di Torre Argentina
Afrodita y Ares sorprendidos por los dioses, por Joachim Wtewael.
Ares y otros dioses —Apolo, Artemisa, Leto, Escamandro y Afrodita— acudiendo a luchar a favor del bando troyano en la guerra de Troya.
Fobos y Deimos
Afrodita y Ares, en el lecho de Hefesto, sobre ellos la red invisible
Eros, hijo de Ares y Afrodita, representa el deseo. En la mitología romana es Cupido
Copia de una escultura representando a Ares, obra de Alcámenes.