Arma de fuego


El arma de fuego es un dispositivo destinado a propulsar uno o múltiples proyectiles mediante la presión generada por la combustión de un propelente. De la Comisión Consultiva observa la de modo, se excluyen dentro de este término los dispositivos que lanzan proyectiles por medio de un gas previamente comprimido. Como toda arma, su función original y más común es provocar la muerte o la incapacitación casi instantánea de un animal, además del humano; en el caso de las armas de fuego, estas pueden hacerlo desde cierta distancia, variable según el tipo de arma y las circunstancias (viento, humedad, etc.). Algunas armas de fuego están específicamente diseñadas para ser no letales y causar una incapacitación transitoria o tener efectos disuasorios, sirviendo como armas antidisturbios; otras se destinan a usos diversos no vinculados a la caza, el combate o la ejecución de la pena de muerte.

A las armas de fuego largas (como los rifles) se les suele agregar una bayoneta, la cual es un arma blanca muy afilada, que es utilizada para el combate cuerpo a cuerpo en caso de no tener balas, lo cual aumenta la peligrosidad de estas.

En las armas de fuego antiguas el propelente era la pólvora negra; en cambio, en las modernas se utiliza pólvora sin humo o cordita. En algunos casos se usa pólvora blanca para armas antiguas, incluso hoy en día por cuestiones estéticas.

A diferencia de las armas blancas en las que no se requiere de ninguna licencia para poder portarlas, para poder portar armas de fuego se requiere una licencia especial que permita su uso. También requieren ser recargadas una vez que se quedan sin cartuchos, mientras que las armas blancas no requieren ser recargadas.

Una característica importante en un arma de fuego es también el tipo de ánima, el interior del cañón. De si un arma es de ánima lisa o ánima rayada dependen muchas características importantes para su función.

Un arma de fuego es un arma de cañón a distancia que inflige daño a los objetivos al lanzar uno o más proyectiles impulsados por gas de alta presión en rápida expansión producido por la combustión exotérmica ( deflagración ) de un propelente químico, históricamente pólvora negra, ahora pólvora sin humo.[1][2][3]


Un miembro de la US Navy dispara una carabina Mk 18 Mod 1 a un blanco.
Un revólver Colt Single Action Army de origen estadounidense.
Una pistola semiautomática Glock 17 de origen austriaco.
Un marine estadounidense disparando una escopeta Mossberg 500.
Carabina M4 A1.
Marines estadounidenses con una ametralladora M240, versión local de la FN MAG.
La serie Accuracy International Arctic Warfare de rifles de francotirador es un equipo estándar en los ejércitos de varios países, incluidos los de Gran Bretaña, Irlanda y Alemania.
Metralleta checoslovaca 7.65 mm Škorpion vz. 61 diseñada en 1959.
Primera ilustración de un cañón europeo, en De nobilitatibus sapientii et prudentiis regum, por Walter de Milemete, 1326
Cañón de mano chino de la dinastía Yuan (siglo XIII)
Tasas de homicidios y suicidios relacionados con armas en países de la OCDE de ingresos altos, 2010, países en el gráfico ordenados por tasas totales de muerte (homicidio más suicidio más otras muertes relacionadas con armas de fuego).[16]