Augsburgo


Augsburgo (en alemán: Augsburg Acerca de este sonido [ˈaʊ̯ksbʊʁk] ) es una ciudad alemana, capital de la región administrativa de Suabia, en el estado federado de Baviera. Augsburgo es ciudad independiente y al mismo tiempo capital del distrito homónimo.

Conocida como Augusta Vindelicorum cuando formaba parte de la provincia romana de Recia, Augsburgo es una de las ciudades más antiguas de Alemania.

Durante el siglo XVI, las familias Welser y Fugger, radicadas en esta ciudad, dominaron varios sectores de la economía europea y mundial, destacando sobre todo por financiar el reinado de Carlos I de España y V de Alemania. Los Welser en particular sostuvieron económicamente las exploraciones realizadas en la provincia de Venezuela, conocida como Welserland o Klein-Venedig, por Ambrosio Alfinger, Nicolás Federmann y Felipe de Utre. Durante las deliberaciones de la Dieta de Augsburgo, los líderes protestantes (dirigidos por Philip Melanchthon, amigo del reformador Martín Lutero) le entregaron a Carlos V la Confesión de Augsburgo el 25 de junio de 1530, siendo este la expresión de la fe del luteranismo.

El arquitecto Elias Holl fue el autor de algunos de sus edificios más representativos, durante el siglo XVII, como el Ayuntamiento.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes crearon en las afueras de la ciudad un campo de concentración satélite del campo de concentración de Dachau.

Una enorme fábrica de papel, la fábrica de motores diésel MAN, Siemens, DaimlerChrysler, KUKA robots industriales, así como el consorcio de computación NCR, son algunas de las mayores firmas de la ciudad. También en esta ciudad se encuentra una fábrica de ordenadores de la marca japonesa Fujitsu.[1]​ La ciudad es miembro de la Comunidad de Ciudades Ariane.