Aureliano


Lucio Domicio Aureliano[1]​ (en latín, Lucius Domitius Aurelianus Augustus; 9 de septiembre de 214-septiembre/octubre de 275), emperador romano (270-275), fue uno de los «soldados-emperadores» notablemente exitosos conocidos como los emperadores ilirios, que ayudaron al Imperio romano a recuperar su poder y prestigio durante la última parte del siglo III y comienzos del IV.

Durante su reinado, derrotó a los alamanes, godos y vándalos y el Imperio fue reunificado íntegramente después de 15 años de rebelión que habían llevado a la pérdida de dos tercios de su territorio en favor de dos estados separatistas: el Imperio de Palmira en Oriente y el Imperio Galo en Occidente. También fue el responsable de la construcción de las murallas aurelianas en Roma y del abandono definitivo de la provincia romana de Dacia. Sus éxitos marcaron el fin de la crisis del siglo III en el Imperio, llegando a ser nombrado como Restitutor Orbis («Restaurador del Mundo»).

Aureliano nació en Dacia ripensis o Sirmio (ahora Sremska Mitrovica, Serbia), Eutropio[2]​ dice que nació en Dacia. La Historia Augusta[3]​ defiende el nacimiento en Sirmio o Dacia, pero narra también orígenes en Mesia;[4]​ Aurelio Víctor[5]​ dice que nació entre Dacia y Macedonia.[6]​ Hijo de una oscura familia de provincias; su padre era arrendatario de un senador de nombre Aurelio, que dio su nombre a la familia.[7]​ Aureliano probablemente se unió al ejército en 235, con 20 años de edad.[8]​ De su juventud se sabe poco ya que se supone que las historias documentadas en la "Historia Augusta" nos son de muy dudosa credibilidad. Estaba casado con Ulpia Severina, de quien se conocen muy pocos datos y se sabe que tenía una hija.

Se distinguió militarmente durante la tumultuosa época de mediados de siglo, Sus éxitos como comandante de infantería le acercaron al entorno del emperador Galieno. Aureliano sirvió como general en varias guerras,convirtiéndose en hombre de confianza y dux equitum (comandante de caballería) del ejército del emperador. En 268, su caballería derrotó de forma aplastante a la poderosa caballería goda en la batalla de Naissus.[9]​ No está clara la cronología, por lo que no resulta claro si durante dicha batalla gobernaba todavía el emperador Galieno o si este había sido ya asesinado y había tomado el mando el emperador Claudio II Gótico. En cualquier caso, en un momento dado Galieno viajó a Italia para enfrentarse a Aureolo, un antiguo general suyo que ahora intentaba usurparle el trono. Galieno logró poner en fuga a Aureolo y perseguirle hasta Mediolanum (moderna Milán), comenzando un asedio a la ciudad. Sin embargo, durante el asedio el emperador Galieno fue asesinado. Según una fuente, Aureliano participó en el asesinato de Galieno (268), y apoyó a Claudio II en su ascenso al trono.[10]


Aureliano fue un comandante militar, y durante su reinado intentó mantener la fidelidad de los soldados. Esta moneda celebra la CONCORDIA MILITVM, "concordia de los militares" o, en otras palabras, la armonía entre el emperador y los soldados.
El Imperio romano en el año 271 d. C., antes de las reconquistas del Imperio de Palmira y el Imperio galo por Aureliano: en verde el Imperio galo y en amarillo el Imperio de Palmira. En rojo aparece el territorio todavía controlado por el emperador de Roma.
La Porta Asinara, una puerta en la muralla aureliana.
Aureliano, personificación del Sol, derrota al Imperio de Palmira, y celebra ORIENS AVG, el Sol Naciente Augusto.