Península balcánica


La península balcánica o península de los Balcanes es una de las tres grandes penínsulas del sur de Europa, continente al que está unida por los montes Balcanes al este (cordilleras que han dado nombre a la península) y los Alpes Dináricos, al oeste.

Se encuentra rodeada de mares por tres de sus lados: el Adriático y el Jónico al oeste; el Egeo al sur; y el Mármara y el Negro al este.[1]​ Al norte, se delimita la península generalmente por el curso de los ríos Danubio —el principal de la zona—,[1]Sava y Kupa. Está separada de Asia por los estrechos de los Dardanelos y del Bósforo. Al oeste, los Alpes Dináricos separan el interior del mar Adriático.[1]​ En el sur, diversos ríos —entre ellos el Vardar y el Struma— que desembocan en el Egeo, facilitan el acceso al centro peninsular.[1]​ La principal ruta de comunicación norte-sur la componen los ríos Morava y Vardar, que en conjunto casi cruzan toda la península.[1]

Esta región comprende una superficie total de más de 550 000 km² y tiene una población de casi 53 millones de habitantes. Su nombre proviene de la cadena montañosa homónima en turco, situada en el centro de Bulgaria.[1]

La península, administrativamente, pertenece a los siguientes Estados: Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Eslovenia, Grecia, Macedonia del Norte, Montenegro, Rumania, Serbia y la región turca de Tracia Oriental. Diversas ciudades sirven de canal comercial con el interior de la península: en el oeste, Dubrovnik, Split; en el este Constanza, Burgas y Varna; y en el sur, la principal, Salónica.[1]

Una cadena montañosa de unos 650 m s. n. m. atraviesa dicha península, separando Bulgaria de Rumanía, entre las cuencas del Danubio, el Mármara, el archipiélago de las islas Espóradas y los Dardanelos, a la que corresponde la montaña de Yumkusal (2380 m).

La vertiente meridional es mucho más abrupta que la del norte. Bosques de coníferas y caducifolias. El valle de Iskar y los puertos de Sipka y de Trojan son los pasos más importantes.