Banco


Un banco, también conocido como entidad de crédito o entidad de depósito es una empresa financiera que acepta depósitos del público y crea depósitos a la vista, lo que coloquialmente se denominan cuentas bancarias; así mismo proveen otro tipo de servicios financieros, como créditos.[1]​ La banca, o el sistema bancario, es el conjunto de entidades o instituciones que, dentro de una economía determinada, prestan el servicio de banco. Entre los bancos, existen algunos tipos, como los bancos de inversión, que, a diferencia de los bancos comerciales, se centran en ciertos tipos de servicios financieros y de consultoría.[2]

Hoy en día, la internacionalización y la globalización promueven la creación de una banca universal, siendo posible gracias al desarrollo tecnológico que permite la digitalización de servicios y el acceso inmediato a un conjunto de servicios a través de internet desde cualquier parte del mundo.

La palabra banco procede del francés medio, banque, que a su vez adoptó la palabra altoalemana antigua bank o banc, con el sentido del mueble —banco y más tarde mostrador—. Los bancos (muebles) solían servir como mostradores de transacciones durante la Edad Media y parte de la Edad Moderna, cuando gran parte del dinero que cambiaba de manos y de los contratos de comercio se cerraban al aire libre, en establecimientos o mercados reunidos a este fin (como los mercados libres alemanes). El término se popularizó durante el Renacimiento por los banqueros florentinos, que realizaban sus transacciones sobre pequeños muebles cubiertos de un lienzo de color verde.[3][4]​ A su paso por el italiano (banca), cobró más bien el significado de mesa, refiriéndose a los mostradores que servían a los cambistas para las transacciones financieras.[5]

Hoy en día, esta palabra es usada en la gran mayoría de lenguas, incluidas las romances, germánicas o semitas, entre otras. En muchas de ellas sigue guardando, al menos en parte, también el significado original del mueble ('banco' en español, 'bank' en alemán, 'bench' en inglés, etc.). Debido a la función de los bancos como lugar de almacenamiento de dinero, en la actualidad el uso de la palabra se ha expandido para hacer referencia a distintos repositorios, como en los términos banco de datos, banco de sangre, o en el sentido más genérico.

Otros idiomas que no usan esta palabra, suelen emplear también palabras de su propio vocabulario con un significado similar. La palabra griega (trá‧pe‧za), por ejemplo, que se traduce como banco, significa literalmente «mesa».


1970
El cambista y su mujer, cuadro de Quentin Massys.