Bosque de Uverito


El bosque de Uverito, también conocido como las plantaciones de Uverito, es un paño forestal artificial que abarca los estados Anzoátegui y Monagas en Venezuela. Dichas plantaciones colaboraron con un cambio climático que permitió salvar a la mesa de Guanipa de convertirse en un gran desierto.[1]​ En la actualidad el Bosque de Uverito, cuenta con más de treinta empresas que procesan madera de pino caribe para usos industriales y comerciales.

Fue el paño forestal más grande del mundo plantado por el hombre con alrededor de 600 000 hectáreas (6000 km²) en plantaciones de pino caribe. Sin embargo a finales de diciembre de 2019, de las 600 000 hectáreas, solo quedaban 110 000 productivas. La mayoría de ellas fueron quemadas o fueron taladas.[2]​ Para 2020 se empezó un proceso de reforestación que para 2021 solo había alcanzado 2500 hectáreas.[3]

José Joaquín Cabrera Malo, ingeniero forestal y agrónomo venezolano, de joven, conoció la mesa de Guanipa, ubicada en San José de Guanipa, la cual es una formación geológica en el oriente de Venezuela, a la altura de los llanos orientales, al sur del estado Anzoategui.

En ese entonces, la erosión producto de las fuerzas de los vientos causaba un severo daño a la poca capa vegetal que ahí se encontraba, solo la resistencia de los árboles pequeños mantenían cierto verdor. Años después, cuando de nuevo explora la meseta la encuentra, en el franco camino de convertirse en un gran desierto en medio de los llanos orientales.

Cabrera Malo, busca apoyo y luego de muchas diligencias consigue financiamiento para que le permitan forestar la meseta con una variedad de pinos caribe, que era el árbol que más se adaptaba a las inhóspitas condiciones climáticas de la zona.

Este bosque es un proyecto que fue iniciado en el año 1961 por el ingeniero forestal y agrónomo José Joaquín Cabrera-Malo en conjunto con la Corporación Venezolana de Guayana y el Ministerio de Agricultura y Cría, los cuales introdujeron plantaciones de Pinus caribaea var. hondurensis en las sabanas de Uverito con fines industriales.


Vista parcial del bosque en 2014.
Mesa de Guanipa en febrero de 2014.