Cámara de Representantes de los Estados Unidos


La Cámara de Representantes de Estados Unidos (en inglés, United States House of Representatives) o simplemente la Cámara (en inglés, the House) es la cámara baja del Congreso de Estados Unidos, que junto al Senado, que es la cámara alta, conforma el poder legislativo de Estados Unidos.[2]

La composición de la Cámara se fija en el artículo 1 de la Constitución de Estados Unidos. La Cámara se compone de miembros que, conforme a la Ley de Distritos Congresuales Uniformes, representan a los distintos distritos congresuales. El número de distritos en cada estado se fija por su población en base a los datos del Censo de los Estados Unidos, y cada estado tiene derecho a al menos un representante. Desde su fundación en 1789, la Cámara se ha elegido directamente, pero el sufragio universal no se estableció hasta la aprobación de la Decimonovena Enmienda (1919) y el movimiento por los derechos civiles de la década de 1960. Desde 1913, la Cámara se compone de 435 representantes.[3]

El Congreso bicameral surgió de un deseo de los Padres Fundadores de Estados Unidos por crear una cámara "del pueblo" que representara a la opinión pública, contrarrestada por un Senado más deliberativo, que representaría a los gobiernos de los estados y que sería menos susceptible a los sentimientos populares. La Cámara es usualmente considerada como la "cámara baja", aunque cabe destacar que la Constitución de Estados Unidos no utiliza dicha terminología. La Constitución establece que para aprobar una ley es necesaria la aprobación en ambas cámaras.

La Cámara tiene su sede en el ala sur del Capitolio de Estados Unidos. El Presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos dirige y preside la institución y es elegido de entre sus miembros. La actual presidenta es Nancy Pelosi (D).

De acuerdo a los Artículos de la Confederación, el Congreso de la Confederación era un organismo unicameral con igual representación para cada estado, cualquiera de los cuales podía vetar la mayoría de las acciones. Después de ocho años de un gobierno confederal más limitado bajo los Artículos, numerosos líderes políticos como James Madison y Alexander Hamilton iniciaron la Convención Constitucional en 1787, que recibió la sanción del Congreso de la Confederación para "enmendar los Artículos de la Confederación". Todos los estados excepto Rhode Island acordaron enviar delegados.

La estructura del Congreso fue un tema polémico entre los fundadores durante la convención. El Plan Virginia de Edmund Randolph proponía un Congreso bicameral: la cámara baja sería "del pueblo", elegida directamente por el pueblo de los Estados Unidos y representando a la opinión pública, y una cámara alta más deliberativa, elegida por la cámara baja, que representan los estados individuales y serían menos susceptibles a las variaciones del sentimiento de las masas.