Cúmulo globular


Un cúmulo globular es un conjunto esférico de estrellas que, por lo general, orbita un núcleo galáctico como si de un satélite se tratara. Las estrellas que constituyen los cúmulos globulares están muy unidas entre sí por la gravedad, lo que les da sus formas esféricas y densidades estelares relativamente altas cerca del centro. El nombre de esta categoría concreta de grupo de estrellas deriva del latín globulus, cuyo significado es el de "esfera pequeña".

Los cúmulos globulares se encuentran en la zona del halo galáctico de una galaxia y contienen considerablemente más estrellas y son mucho más antiguos por regla general que los cúmulos abiertos, menos densos, que se encuentran dentro del mismo disco de una galaxia.

Los cúmulos globulares son bastante comunes; existen alrededor de 150[2]​a 158[3]​ cúmulos globulares conocidos actualmente en la Vía Láctea y, quizás, de 10 a 20 más aún por descubrir por estar situados tras el centro oscurecido por las propias cientos de miles de estrellas de nuestro propio núcleo galáctico y del polvo interestelar.[4]​ Los cúmulos globulares orbitan nuestra galaxia a distancias medias habituales de 40 kiloparsecs (130 000 años luz) o más.[5]

Las galaxias más grandes pueden tener aún más cúmulos globulares: así, la galaxia de Andrómeda, por ejemplo, puede llegar a tener hasta 500.[6]​ Algunas galaxias gigantes como las galaxias elípticas (particularmente aquellas en los centros de ciertos cúmulos galácticos) como M87[7]​, tienen como mínimo unos 13 000 cúmulos globulares.

Cada galaxia de suficiente masa dentro de un grupo local tiene un conjunto asociado de cúmulos globulares y se ha descubierto que casi todas las galaxias grandes estudiadas poseen un sistema de cúmulos globulares.[8]​ La galaxia elíptica enana de Sagitario y la discutida galaxia enana del Can Mayor parecen estar en el proceso de donar sus propios cúmulos globulares asociados (como Palomar 12) a la Vía Láctea en un proceso de progresiva atracción gravitatoria.[9]​ Este hecho demuestra cuántos de los cúmulos globulares de nuestra galaxia podrían haber sido adquiridos en el pasado mediante este proceso.

Aunque parece que los cúmulos globulares contienen algunas de las primeras estrellas más antiguas que se generan en una galaxia, sus orígenes evolutivos y su papel en la evolución galáctica aún no están claros. Parece evidente que los cúmulos globulares son significativamente diferentes de las galaxias enanas elípticas y se crearon como parte de la formación estelar de la galaxia madre en lugar de como galaxias separadas.[10]


El cúmulo globular Messier 80 en la constelación de Escorpio está situado a unos 30 000 años luz del Sol y contiene cientos de miles de estrellas.[1]
NGC 7006 es un cúmulo globular de alta concentración de Clase I.
NGC 2808 contiene tres generaciones diferentes de estrellas.[18]NASA image
El cúmulo globular Messier 54.[23]
Las estrellas del cúmulo Djorgovski 1 contienen hidrógeno y helio, pero no mucho más. En términos astronómicos, se los describe como "pobres en metales".[27]
Messier 53 contiene un número inusual de un tipo de estrella llamada rezagadas azules.[36]
El cúmulo globular M15 puede tener un agujero negro de masa intermedia en su núcleo.
Messier 5 es un cúmulo globular que consiste en cientos de miles de estrellas unidas por su gravedad común.[49]
Diagrama de color-magnitud para el cúmulo globular M3. Téngase en cuenta el característico "giro" en la curva de magnitud 19 del diagrama H-R donde las estrellas comienzan a entrar en la etapa de estrellas gigantes de su camino evolutivo. Lo más interesante que se puede advertir estudiando este diagrama concreto es la ausencia de estrellas gigantes azules o blancas, la no existencia de enanas rojas y la ausencia de enanas blancas. Prácticamente dos terceras partes de todo el conjunto de estrellas del cúmulo se encuentran en la rama de las gigantes y supergigantes.
NGC 411 está catalogado como un cúmulo globular abierto.[60]
47 Tucanae: el segundo cúmulo globular más luminoso de la Vía Láctea, después de Omega Centauri.
El cúmulo globular NGC 1854 está situado en la Gran Nube de Magallanes.[75]
Messier 10 se encuentra a unos 15 000 años luz de la Tierra, en la constelación de Ofiuco.[85]