Cabaré


El término cabaré[1]​ (también, cabaret) es una palabra de origen francés cuyo significado original era «taberna»,[2]​ y pasó a utilizarse internacionalmente para denominar salas de espectáculos, generalmente nocturnos, que suelen combinar música, danza y canción e incluso también la actuación de humoristas, ilusionistas, mimos y muchas otras artes escénicas.

Se distinguen de otros locales de espectáculos, entre otras cosas, porque tienen un bar, cuando son pequeños, o un bar y un restaurante, cuando son grandes. A diferencia de lo que sucede en el teatro, los asistentes pueden beber y conversar entre sí, durante las actuaciones.

El público de los cabarés aplaude, con frecuencia, espectáculos atrevidos, tanto políticos como sexuales. Fue en los cabarés donde aparecieron los primeros travestis en un escenario y también donde se presentaron las primeras pantomimas de homosexuales. Una de las más famosas fue, seguramente, la llamada pantomima lésbica (pantomime lesbienne) Rêve d'Égypte (Sueño de Egipto), protagonizada por la actriz y pin-up Colette, que luego llegaría a ser una novelista famosa, y por la marquesa de Morny, arqueóloga. El espectáculo se presentó en el Moulin Rouge en 1907. Estaba previsto hacer diez representaciones, pero solo pudo hacerse la primera, porque la policía amenazó con cerrar el local.[3]

En los cabarés se dieron a conocer muchos cantautores, como Georges Brassens, Aristide Bruant y Serge Gainsbourg, y también cantantes como Juliette Gréco y Édith Piaf.[cita requerida]

El café-concert, nacido con la Revolución francesa, se popularizó en la segunda mitad del siglo XIX. Uno de los más conocidos fue inmortalizado por Pierre-Auguste Renoir en su obra Baile en el Moulin de la Galette. Eran lugares donde la gente iba exclusivamente a bailar y a divertirse; pero los creadores de los primeros cabarés querían algo más intelectual y más inconformista, locales que fueran adecuados para los cantautores o donde, por ejemplo, se pudiese bailar el cancán, baile creado a mediados del siglo XIX y que a muchas personas les parecía escandaloso.

Le Chat Noir (Caveau Artistique, bodega artística), fundado en el barrio bohemio de Montmartre de París en 1881, fue el primer cabaré famoso.[4]​ Entre sus clientes habituales había muchos escritores, pero la mayoría eran pintores y estudiantes de Bellas Artes. Solían actuar cantantes y cantautores, como Aristide Bruant.


Cartel de Le Chat Noir.
El Lapin Agile en 1880-1890.
El Lido.
Frédéric Gérard, el cantante del Lapin Agile.
Bailarinas de cancán.
El Molino de Barcelona, en 2006.
Cab Calloway.
Café de Rick, Casablanca, Marruecos.
Cartel de Casablanca.