Cantones de Suiza


En Suiza, los cantones constituyen el ente político y administrativo sobre el que se construye el Estado-nación: de hecho, la llamada Confederación Helvética, de carácter fuertemente federal no adoptó su condición actual hasta 1848, fecha hasta la cual cada uno de los cantones entonces existentes (desde entonces ha habido modificaciones menores en su número y configuración) poseía sus propias fronteras, ejército, sellos y moneda y, a pesar de formar parte, en el plano teórico, del Sacro Imperio Romano Germánico, gozaban en la práctica de una independencia virtualmente ilimitada desde la victoria suiza sobre el emperador Maximiliano I en la batalla de Dornach de 1499. La estructura y características de los cantones suizos son muy variadas, con extensiones entre 37 y 7.105 kilómetros cuadrados, y poblaciones entre los aproximadamente catorce mil habitantes del menos poblado a los más de un millón doscientos mil habitantes de Zúrich.

Toda competencia no atribuida expresamente por la Constitución a la Confederación pertenece a los cantones, que a su vez deciden qué competencias asignan a sus municipios, lo que da lugar a una gran heterogeneidad en el grado de autonomía y nivel de competencias municipales. Dos de los cantones aún mantienen la democracia directa, mientras que en el resto la voluntad popular se expresa en las urnas.

En el siglo XVI, la antigua Confederación Suiza estaba compuesta por 13 cantones independientes, de los que había dos tipos diferentes: seis cantones rurales y siete cantones urbanos. Aunque técnicamente formaban parte del Sacro Imperio Romano Germánico, pasaron a ser independientes cuando los suizos derrotaron al emperador Maximiliano I en 1499, bajo los términos del Tratado de Basilea.[1]

Los seis cantones rurales eran repúblicas democráticas, mientras que los siete cantones urbanos eran repúblicas oligárquicas controladas por familias nobles.

Hay 26 cantones en Suiza, siendo uno de ellos supracantón (Berna, su capital) y seis de ellos semicantones que se han dividido a partir de tres cantones originales (Basilea, Appenzell y Unterwalden), sea porque las dos comunidades siempre han estado separadas, como en Unterwalden, por las históricas guerras de religión, como en Appenzell, o las diferencias de desarrollo entre la ciudad y el campo, como en el caso de Basilea.

Las abreviaturas de dos letras se emplean con mucha frecuencia para referirse a los cantones suizos. Por ejemplo, las matrículas de los vehículos o el código ISO 3166-2:CH con el prefijo "CH-" (por ejemplo: CH-SZ para el cantón de Schwyz).


Grosse Scheidegg, Cantón de Berna