Caribe (región)


El Caribe es una región de América que comprende el mar Caribe, sus costas circundantes y sus islas (algunas de las cuales se encuentran dentro del Mar Caribe[2]​ y otras en el borde del mar Caribe, donde limita con el Océano Atlántico Norte).[3]​ La región se encuentra al sureste del Golfo de México y del continente norteamericano, al este de Centroamérica y al norte de Sudamérica.

La región, situada en gran parte en la placa del Caribe, cuenta con más de 700 islas, islotes, arrecifes y cayos (véase la lista de islas del Caribe). Tres arcos insulares delimitan los bordes oriental y septentrional del mar Caribe: Las Antillas Mayores al norte, y las Antillas Menores y de Sotavento al sur y al este. Junto con el cercano archipiélago de las Lucayas, estos arcos insulares forman las Indias Occidentales. A veces se considera que las Bahamas y las Islas Turcas y Caicos forman parte del Caribe, aunque no estén ni dentro del mar Caribe ni en su borde. Sin embargo, Bahamas es un Estado miembro de pleno derecho de la Comunidad del Caribe y las Islas Turcas y Caicos son un miembro asociado. Belice, Guyana y Surinam también se consideran parte del Caribe a pesar de ser países continentales y son Estados miembros de pleno derecho de la Comunidad del Caribe y la Asociación de Estados del Caribe. Varias regiones de América del Norte y del Sur continental también suelen considerarse parte del Caribe por sus vínculos políticos y culturales con la región. Entre ellas se encuentran Belice, la región caribeña de Colombia, el Caribe venezolano, Quintana Roo en México (formado por Cozumel y la costa caribeña de la península de Yucatán) y las Guayanas (Guyana, Surinam, Guayana Francesa, la región Guayana en Venezuela y Amapá en Brasil).[4]

Con una geografía mayoritariamente tropical, los climas están muy condicionados por las temperaturas del mar y las precipitaciones, y la temporada de huracanes suele provocar regularmente desastres naturales. Debido a su clima tropical y a su geografía insular de baja altitud, el Caribe es vulnerable a una serie de efectos del cambio climático, como el aumento de la intensidad de las tormentas, la intrusión de agua salada, la subida del nivel del mar y la erosión costera, y variabilidad de las precipitaciones.[5]​ Estos cambios climáticos modificarán en gran medida las economías de las islas, y especialmente las principales industrias de la agricultura y el turismo.[5]


Mapa político del Caribe
Playa Sirenas en Cayo Largo del Sur.