Catedral de San Vladímir (Kiev)


La catedral de San Volodýmyr o Vladímir (en ucraniano, Патріарший кафедральний собор св. Володимира, Patriarshyi kafedralnyi sobor sv. Volodýmyra) es una catedral ortodoxa erigida en el centro de Kiev, capital de Ucrania, y es, en la actualidad, la sede de la Iglesia ortodoxa de Ucrania.

Uno de los más importantes templos de la ciudad, fue erigido con ocasión del noveno centenario de la cristianización de la Rus de Kiev, iniciándose la construcción en 1862. De estilo neobizantino, importantes artistas rusos coetáneos participaron en su colorista y lujosa decoración interior, entre ellos Mijaíl Vrúbel, Mijaíl Nésterov, Víktor Vasnetsov, etc. Los mosaicos fueron realizados por maestros de Venecia.

Fue consagrada en 1896, en presencia del zar Nicolás II. Durante la época comunista, la catedral fue usada como museo antirreligioso, archivo, y tras la Segunda Guerra Mundial, de nuevo como iglesia ortodoxa abierta al culto. En 1992, fue designada sede de la Iglesia ortodoxa ucraniana del Patriarcado de Kiev.[1]

En 1852, el obispo metropolitano Filareto II de Moscú sugirió que se construyera una gran catedral en Kiev para conmemorar el 900° aniversario del bautismo de la Rus de Kiev por el príncipe Vladimiro I de Kiev (San Volodýmyr). La gente de todo el Imperio ruso comenzó a donar para esta causa, por lo que en 1859 el fondo de la catedral había acumulado una gran suma de 100.000 rublos. El monasterio de las Cuevas de Kiev produjo un millón de ladrillos y los presentó a la catedral también. El diseño fue ejecutado en estilo neo-bizantino inicialmente por los arquitectos Johann Strom, Pável Sparró, Rudolf von Bernhard, K. Mayevski y Vladímir Nikoláiev. La versión final del diseño pertenece a Aleksandr Vikéntievich Beretti. Es un tradicional templo de seis pilastras y tres ábsides coronados por siete cúpulas. La altura de la cruz del domo principal es de 49 metros.

El colorido interior de la catedral es particularmente llamativo. Sus mosaicos fueron ejecutados por maestros de Venecia. Los frescos fueron creados bajo la guía del profesor Adrián Prájov por un grupo de pintores famosos: Wilhelm Kotarbiński, Mijaíl Nésterov, Mykola Pymonenko, Pável Svedomsky, Víktor Vasnetsov, Mijaíl Vrúbel, Víktor Zamyraylo (1868-1939) y otros. La pintura de la Santa Madre de Dios de Vasnetsov en el ábside del altar de la catedral impresiona por su austera belleza.

La puerta de entrada está adornada con esculturas de bronce en relieve de santa Olga (princesa Olga de Kiev) del escultor Robert Bakh y San Vladímir (escultor H. Zaieman) sobre un fondo azul. El iconostasio está tallado en mármol blanco llegado de Carrara. La catedral se completó en 1882, sin embargo, las pinturas se finalizaron completamente solo en 1896.[2]


Vista de la catedral (fin del siglo XIX-inicios siglo XX
Interior de la catedral.
Saint-Vladimir, Kiev, Department of Image Collections, National Gallery of Art Library, Washington, DC
Cúpulas de la catedral
Cúpulas de la catedral
La catedral de San Volodýmyr se convirtió en un museo antirreligioso a principios de la década de 1920
Interior de la catedral (2013)