Charlotte Perkins Gilman


Charlotte Anna Perkins (Hartford, Connecticut, 3 de julio de 1860-Pasadena, California, 17 de agosto de 1935), fue una intelectual estadounidense multidisciplinar, muy activa en defensa de los derechos civiles de las mujeres entre finales de 1890 y mediados de 1920. Su obra más conocida es El papel pintado amarillo[1]​ publicada en 1892, un relato breve con tintes autobiográficos escrito tras una profunda depresión postparto. Su utopía Herland (1915), es considerada la precursora de la ciencia-ficción feminista moderna. Su figura servirá de modelo para futuras generaciones de mujeres debido a sus ideas y su estilo de vida poco ortodoxo para la época.

Charlotte nació en el estado americano de Connecticut el 3 de julio de 1860 en la localidad de Hartford. Hija del matrimonio entre Mary A. Fitch Westcott (1829-1893) y Frederic Beecher Perkins (1828-1899) junto a su hermano Thomas Adie Perkins (1859). Sus otros dos hermanos Thomas Henry (1858) y Mery Clarissa (1866) no llegaron a cumplir el año de edad.[2]

Su padre Frederick, bibliotecario de profesión, pertenecía a la influyente Familia Beecher, entre quienes se encontraban: Isabella Beecher Hooker destacada sufragista, Harriet Beecher Stowe escritora abolicionista autora de La cabaña del tío Tom y la educadora conservadora Catharine Beecher.

Su Madre Mary A. Fitch pertenece a la burguesía conservadora de Rhode Island. En 1859, tras el abandono del hogar por parte de su marido Frederick, debe hacerse cargo ella sola de la familia. En los escritos autobiográficos de Charlotte, son constantes las menciones a los cambios continuos de domicilio pues en ocasiones se alojaban en casas de familiares o amigos cercanos mientras su madre buscaba trabajo con el que poder mantener la familia, algo que ella misma describe como “cuatro años durante los que pasa por siete colegios diferentes, algo que termina cuando cumple los 15 años“. Charlotte pasará también largas temporadas conviviendo con sus tías paternas tras el abandono familiar por parte de Frederick.

A lo largo de su adolescencia sus amistades eran mayoritariamente femeninas, llegando a mantener una estrecha relación romántica con Martha Luther, algo que posteriormente Charlotte describirá en su autobiografía de la siguiente manera: “Estábamos muy unidas la una con la otra, cada vez más felices juntas, a lo largo de cuatro de esos intensos años de juventud. Ella era la persona más cercana y querida que había tenido hasta ese momento. Era amor, pero no sexo (...) Con Martha, conocí la felicidad perfecta (...) No solo nos apreciábamos mucho, sino que nos divertiamos deliciosamente juntas.”[3]


Charlotte Perkins Gilman en su estudio.
Charlotte Perkins Gilman, (1884)
Charlotte Perkins Gilman and her daughter Katherine Beecher Stetson
Charlotte P. Gilman y su hija Katherine B. Stetson (1897)
Feminist Charlotte Perkins Gilman
Charlotte Perkins Gilman, feminista.
Charlotte Perkins Gilman & George Houghton Gilman
Charlotte y George Houghton.
Charlotte P. Gilman, anciana