Cristóbal Clavio


Christophorus Clavius (Bamberg, 25 de marzo de 1538-Roma, 6 de febrero de 1612), conocido en español como Cristóbal Clavio, fue un jesuita, matemático y astrónomo alemán, conocido por modificar las propuestas de reforma del calendario gregoriano, después del fallecimiento de Luis Lilio. Clavio escribió defensas y explicaciones del calendario reformado, enfatizando y reconociendo las contribuciones de Lilio. En sus últimos días de vida fue el astrónomo más respetado en Europa y sus libros de texto fueron empleados en las universidades de todo el mundo durante varios siglos después de su época, considerados algunos de ellos como auténticas enciclopedias del saber. Clavio es considerado a veces como el «Euclides del siglo XVI».

Clavio nació en Bamberg, Alemania, el 25 de marzo de 1538. Se conoce poco sobre sus primeros años; por ejemplo la fecha exacta de su nacimiento no es muy segura y puede oscilar entre 1537 o 1538. Su verdadero nombre tampoco es muy conocido y el origen es debido a que los conocidos de la época le denominaban Christoph Clau o Klau y el sonido de la pronunciación alemana de la época debería sonar similar a "Clavius", por juego de palabras hubiera sido "Schlüssel" (palabra alemana para "llave", o lo que es lo mismo en latín "clavis"). De todas formas la palabra llave indica que es tomado por una persona inteligente capaz de abrir y desentrañar los problemas más ocultos.

Clavio entró en la orden de los Jesuitas en 1555. Fue alumno en la Universidad de Coímbra en Portugal y fue allí donde conoció al famoso matemático portugués Pedro Nunes (Petrus Nonius) como profesor. Tras esta estancia fue a Italia y estudió teología en el Colegio Romano Jesuita en Roma. Permaneció en el Colegio Romano y allí dio clases de matemáticas. Excepto en los periodos que estuvo en Nápoles, hacia 1596, y la visita que hizo a España en 1597 Clavio permaneció como profesor de Matemáticas en el Colegio Romano durante el resto de su vida.

En 1579 fue designado, junto con Pedro Chacón,[1]​ por la Santa Sede para estudiar las bases de la reforma del calendario buscando una solución al constante desplazamiento de las fiestas religiosas cristinas a lo largo de los años. Contribuyó a una solución que finalmente se adoptó en 1582 en los países católicos por orden del Papa Gregorio XIII y que hoy en día se emplea en la mayoría del mundo y es conocido como Calendario Gregoriano.


In Sphaeram Ioannis de Sacro Bosco commentarius, 1585