Ciudad Universitaria de Caracas


La Ciudad Universitaria de Caracas[1]​ es el campus principal de la Universidad Central de Venezuela, posee un área construida de 164,22 hectáreas (1,64 km²)[2]​ y terrenos que alcanzan 202,53 hectáreas. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000. Está localizada en la Urb Valle Abajo de la Parroquia San Pedro del Municipio Libertador de Caracas, Venezuela.[2]

La Ciudad Universitaria es considerada una pieza maestra de la arquitectura contemporánea y de la planificación urbana (ver Criterios de la Declaratoria de la UNESCO).

Es un ejemplo excepcional del Movimiento Moderno de arquitectura inspirado en la Bauhaus. Agrupa una gran cantidad de edificios y funciones organizados en un conjunto limpiamente interrelacionado y enriquecido con piezas maestras de arquitectura moderna y de otras artes plásticas, en lo que se ha dado en llamar la "Síntesis de las Artes Mayores", que encuentra su máxima expresión en el Aula Magna, con sus nubes acústicas de Alexander Calder, en el Estadio Olímpico con sus enormes estatuas alegóricas al deporte y en la Plaza Cubierta con sus murales y esculturas de artistas como Jean Arp, Fernand Léger, Victor Vasarely y Mateo Manaure.

Construida según el proyecto del arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva,[2]​ entre 1940 y 1960 en los terrenos de la Hacienda Ibarra, propiedad donada por el Libertador Simón Bolívar a la antigua Real y Pontificia Universidad de Caracas luego de su reorganización bajo los estatutos republicanos que la convirtieron en la moderna Universidad Central de Venezuela.

La Ciudad Universitaria fue creada como una casa de estudios que tuviese la capacidad de albergar una mayor población estudiantil, que la capaz de recibir el Palacio de las Academias sede de la Universidad Central de Venezuela en ese momento, siguiendo la línea de un moderno y único recinto que pudiese concentrar todas las dependencias universitarias en un mismo campus, vale a decir, una universidad que concentrase en una sola sede todas sus funciones.

En 1942 bajo la presidencia de Isaías Medina Angarita comenzaron los estudios del nuevo proyecto. Después de analizar distintos sitios, se escogieron los terrenos de la Hacienda Ibarra, que sería el sitio ideal para conectar al nuevo centro geográfico de la ciudad alrededor de la Plaza Venezuela.