Ciudad vieja de Jerusalén


La ciudad vieja de Jerusalén (en hebreo, העיר העתיקה‎‎‎ [Ha'Ir Ha'Atiqah], en árabe, البلدة القديمة‎‎‎ [al-Balda al-Qadimah], en turco, Kudüs, en armenio, Երուսաղեմի հին քաղաք [Yerusaghemi hin k'aghak']) es el casco antiguo de la ciudad de Jerusalén. Se trata de un área de aproximadamente 0,9 km² situada dentro de Jerusalén Este,[3]​ que hasta la década de 1860 constituía todo el entramado urbano. La ciudad vieja es el lugar donde se ubican sitios religiosos importantes tales como el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones para la religión judía, el Santo Sepulcro para la religión cristiana, y la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa para la religión musulmana.

Tradicionalmente, la ciudad vieja ha estado dividida en cuatro barrios, aunque los actuales nombres solo se introdujeron en el siglo XIX. Estos cuatro barrios son el Barrio Musulmán, el Barrio Judío, el Barrio Cristiano y el Barrio Armenio.

La ciudad vieja fue incluida en 1981 dentro del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. En 1982 Jordania solicitó su inclusión en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro.

En el siglo XI a. C. el rey israelita David conquistó la ciudad de Jebús, bastión del pueblo jebuseo, uno de los que habitaban Canaán. El bastión estaba fortificado con sólidos muros que lo rodeaban. Cuando David se instaló allí, la designó Ir David (La ciudad de David). Este lugar está ubicado actualmente al sudoeste de la actual ciudad vieja y es llamado Colina Ofel (fue descubierto y excavado por el Fondo para la Exploración de Palestina entre 1923 y 1925).

El hijo de David, Salomón, extendió la construcción de los muros y además edificó el templo que llevó su nombre. La ciudad pasó a llamarse Ir Salomon (la Ciudad de Salomón) llamada en la Biblia, Jerusalén. A la muerte de Salomón hacia 962 a. C. acaeció un cisma en el pueblo judío y se formaron dos estados: Israel con capital en Samaria y Judá, con capital en Jerusalén.

La ciudad resistió a través de los años los ataques de sus poderosos vecinos, pasando también por diversas etapas de vasallaje hasta el año 587 a. C. durante el reinado del último rey de Judá, Sedecías, cuando fue conquistada y arrasada por el rey Nabucodonosor II. El reino de Judá pasó a ser una provincia del Imperio Babilónico o Imperio Caldeo y la mayoría de la clase regente judía sería enviada al destierro en Babilonia.


Calle en la ciudad vieja.
Comercios en la ciudad vieja.
Muro de las Lamentaciones
Iglesia ortodoxa de Santa Ana, lugar de nacimiento de la virgen María.
Iglesia del Santo Sepulcro.
Pasaje en el Barrio Judío.