Clase dirigente


Clase dirigente o clase dominante es la clase social que decide la política y la economía de una sociedad determinada[1]​.

La clase dirigente es un particular sector de la clase alta que se adhiere a circunstancias muy específicas: Tiene tanto la mayor parte de la riqueza material como la más amplia influencia sobre las otras clases, y escoge ejercer activamente ese poder para marcar las directrices de una localidad, país, o del mundo entero. La mayor parte de la clase alta no encajaría en esa descripción, aunque sí una parte.

Los grupos más estables entre los animales sociales, incluyendo al hombre, tienen una clase dirigente visible e invisible. Los que toman las decisiones en el grupo pueden cambiar de acuerdo con el tipo de decisión o el tiempo de observación. Por ejemplo, se suele asumir que las sociedades modernas fueron patriarcales y que los más ancianos tomaban las decisiones.

El sociólogo C. Wright Mills argumentaba que la clase dirigente difiere de la élite de poder. Esta última simplemente se refiere al pequeño grupo de personas que tiene el mayor poder político. La mayor parte son políticos, directivos de empresas y líderes militares.

El concepto de clase dirigente tiende a usarse de forma peyorativa, marcando su poco respeto por los derechos y la situación social de las clases inferiores.

En el término del materialismo histórico (marxismo), clase dirigente (muy habitualmente utilizado en plural: clases dirigentes) se refiere al segmento o clase social (o agrupación de clases) dentro de la formación económico-social que acumula la mayor parte del poder económico, y sólo en segundo lugar el político. En el modo de producción capitalista, la clase dirigente son los capitalistas, denominados también burguesía, y se definen por poseer y controlar los medios de producción a través de los cuales dominan y explotan a la clase trabajadora, de la que extraen la plusvalía, la base de su beneficio y renta. La renta de la propiedad (de la tierra o del capital) puede ser usada para la acumulación del capital, y acumular más poder, para extender aún más su dominación de clase.