Cobre


El cobre (del latín cuprum, y este del griego kypros, Chipre),[5]​ cuyo símbolo es Cu, es el elemento químico de número atómico 29. Se trata de un metal de transición de color cobrizo, es decir, rojizo anaranjado de brillo metálico que, junto con la plata, el oro y el roentgenio forma parte de la llamada familia del cobre, se caracteriza por ser uno de los mejores conductores de electricidad (el segundo después de la plata). Gracias a su alta conductividad eléctrica, ductilidad y maleabilidad, se ha convertido en el material más utilizado para fabricar cables eléctricos y otros elementos eléctricos y componentes electrónicos.

El cobre forma parte de una cantidad muy elevada de aleaciones que generalmente presentan mejores propiedades mecánicas, aunque tienen una conductividad eléctrica menor. Las más importantes son conocidas con el nombre de bronces y latones. Por otra parte, el cobre es un metal duradero porque se puede reciclar un número casi ilimitado de veces sin que pierda sus propiedades mecánicas.

Fue uno de los primeros metales en ser utilizado por el ser humano en la prehistoria. El cobre y su aleación con el estaño, el bronce, adquirieron tanta importancia que los historiadores han llamado Edad del cobre y Edad del Bronce a dos periodos de la Antigüedad. Aunque su uso perdió importancia relativa con el desarrollo de la siderurgia, el cobre y sus aleaciones siguieron siendo empleados para hacer objetos tan diversos como monedas, campanas y cañones. A partir del siglo XIX, concretamente de la invención del generador eléctrico en 1831 por Faraday, el cobre se convirtió de nuevo en un metal estratégico, al ser la materia prima principal de cables e instalaciones eléctricas.

El cobre posee un importante papel biológico en el proceso de fotosíntesis de las plantas, aunque no forma parte de la composición de la clorofila. El cobre contribuye a la formación de glóbulos rojos y al mantenimiento de los vasos sanguíneos, nervios, sistema inmunitario y huesos y por tanto es un oligoelemento esencial para la vida humana.[6]

El cobre se encuentra en una gran cantidad de alimentos habituales de la dieta tales como ostras, mariscos, legumbres, vísceras y nueces entre otros, además del agua potable y por lo tanto es muy raro que se produzca una deficiencia de cobre en el organismo. El desequilibrio de cobre ocasiona en el organismo una enfermedad hepática conocida como enfermedad de Wilson.[7]

El cobre es el tercer metal más utilizado en el mundo, por detrás del hierro y el aluminio. La producción mundial de cobre refinado se estimó en 15,8 Mt en el 2006, con un déficit de 10,7 % frente a la demanda mundial proyectada de 17,7 Mt.[8]​ Los pórfidos cupríferos constituyen la principal fuente de extracción de cobre en el mundo.[9]


Estatuilla de bronce hallada en Horoztepe (Turquía).
Estatua en cobre del faraón Pepy I. Siglo XXIII a. C.
Producción de mineral de cobre entre 1900 y 2004, en el mundo (rojo), EE. UU. (azul) y Chile (verde).
La producción chilena de cobre se ha multiplicado por cuatro en las dos últimas décadas.
Configuración electrónica del átomo de cobre.
Cubierta del Palacio de los Deportes de la Ciudad de México construida en 1968 con cobre expuesto a la intemperie.
Techumbre de cobre con pátina de cardenillo en el ayuntamiento de Mineápolis (Minnesota).
Disco de cobre obtenido mediante un proceso de colada continua (99,95 % de pureza).
Estatua de bronce. David desnudo.
Hueveras de alpaca.
Mina de cobre Chuquicamata, Chile.
Mineral de cobre.
Cátodo de cobre.
Tubería de cobre recocido.
Cara de la Estatua de la Libertad de Nueva York, hecha con láminas de cobre sobre una estructura de acero.
Instrumento musical de viento.
Bobina de alambre desnudo.
Bobina de tubo de cobre.
Cañones de bronce fundido. Los Inválidos, París.
Prensa de estampación.
Piezas de cobre mecanizadas.
Componentes de tuberías para soldar.
Destilería con alambiques de cobre.
Prensa troqueladora de excéntrica.
Producción minera de cobre en 2012.[107]
Evolución de la producción mundial de cobre.