Colegio Electoral de los Estados Unidos


El Colegio Electoral es el cuerpo de compromisarios encargado de elegir al presidente y al vicepresidente de los Estados Unidos. Desde 1964, el Colegio Electoral tiene 538 compromisarios.[1]​ Los compromisarios de cada estado emiten su voto el primer lunes siguiente al segundo miércoles de diciembre, y las dos cámaras del Congreso cuentan y verifican oficialmente los resultados definitivos la primera semana de enero. El Colegio Electoral es un ejemplo de elección indirecta.

En lugar de votar directamente al presidente y vicepresidente, los ciudadanos de los Estados Unidos emiten sus votos para los compromisarios. Los compromisarios técnicamente son libres de votar a favor de cualquier persona elegible para ser presidente, pero en la práctica se comprometen a votar por candidatos específicos.[2]​ Los votantes sufragan a favor de los candidatos presidenciales y vicepresidenciales al votar por los electores correspondientes a prometer su voto.[3]

La mayoría de los estados permiten a los votantes elegir entre las listas de electores del estado que se comprometieron a votar a favor del candidato presidencial y vicepresidencial de varios partidos; el candidato que recibe la mayoría de los votos del estado 'gana' todos los votos emitidos por los electores del mismo. Las campañas presidenciales estadounidenses se concentran en ganar el voto popular en una combinación de Estados que sumen una mayoría de los electores (270 o más), en lugar de hacer campaña para ganar el mayor número de votos a nivel nacional.

Cada estado tiene un número de compromisarios igual al número de sus senadores (siempre dos por estado) y representantes en el Congreso de los Estados Unidos. Además, en virtud de la Vigesimotercera Enmienda, el Distrito de Columbia recibe electores como si se tratara de un estado, pero nunca más que el número de votos del estado «menos poblado».[4]​ Los territorios estadounidenses no están representados en el Colegio Electoral.

Cada compromisario tiene derecho a un voto para presidente y un voto para vicepresidente. Para ser elegido, un candidato debe tener una mayoría (desde 1964, por lo menos 270) de los votos electorales emitidos para ese cargo. En caso de que ningún candidato a la Presidencia gane una mayoría de los votos electorales, la elección tiene lugar en la Cámara de Representantes.[5]​ En caso de que ningún candidato para vicepresidente posea una mayoría de votos electorales, la elección tiene lugar en el Senado.[6]


Colegios electorales por estado y sistema de conteo de votos.
Votos electorales por estado/distrito federal, para las elecciones de 2004 y 2008.
Mapa del Colegio Electoral que muestra los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016. La exsecretaria de Estado Hillary Clinton (D-NY) ganó el voto popular en veinte estados y el Distrito de Columbia (marcadas en azul) para obtener 227 votos electorales. El magnate Donald Trump (R-NY) ganó el voto popular en treinta estados (marcadas en rojo) para obtener 304 votos electorales.