Coleo de toros


El coleo es una técnica y deporte ganadero que consiste en derribar un toro o res, a caballo o a pie, jalandolo de la cola. La faena surgió en la época colonial para derribar una res en dado caso que algún otro método, como lazar, fallara. Los orígenes del Coleo son inciertos pero, México es el país con más documentación de la época colonial sobre esta práctica. El coleo es practicado por Venezuela, Colombia, Brasil, Panamá y México. [1]​ En Venezuela es considerado un deporte nacional, y en Colombia es un deporte muy popular en la región de los llanos.

Los orígenes del Coleo son inciertos, pero México es el país con los registros más antiguos sobre la práctica. La referencia escrita más antigua sobre el Coleo a caballo fue escrita por Pedro Tamarón Romeral, obispo de Durango, el cual criticó y prohibió la práctica del Coleo y toreo por los sacerdotes: [2]

La referencia más antigua del Coleo a pie, fue escrita por el Padre fray Alonso Ponce en 1586 durante un viaje que hizo a la ciudad de Guadalajara: [3]

Corrió, pues, el mozo tras un toro en una yegua por un prado muy llano, ancho y espacioso, y con una garrocha le dio un golpe con tanta fuerza, 'que le derribó en tierra, y con tanta presteza y ligereza  se apeó, 'que antes que el toro se levantase, ya estaba sobre él, y él sólo, sin ayuda de nadie , le tuvo de los pies y le hizo buey en un momento; luego le soltó y se puso a punto para aguardarle, y aunque arremetió a él muchas veces, él le aguardaba con tanto ánimo y destreza, con un paño blanco, en que le hacia descargar su furia y recibía sus golpes, haciendo burla de él, que viendo el toro que no hacía golpe ninguno, se fue como corrido, que no quiso más el pleito.

Existen evidencias de que el “coleo” venezolano original fue algo distinto a lo que se practica hoy en día. El general francés Henri Louis Villaume Ducoudray Holstein, quien formó parte del ejército de Simón Bolívar, describió en su libro “Memoirs of Simon Bolivar, President Liberator of the Republic of Colombia” (1829) el “coleo de toros” venezolano practicado por José Antonio Páez:[4]


El Coleo en México en 1825 en una pintura titulada “Pasatiempo Mexicano” del francés Theubet de Beauchamp.
Coleo a pie en Baja California Sur 1762. Pintura del Padre Jesuita Ignacio Tirsch.
Formas diferentes de Colear en México durante el siglo 19. Del libro “Reglas con que un colegial puede Colear y Lazar” de Luis G. Inclán (1860).
"Viajes por los llanos orientales de Colombia" del coronel Murray. Londres, 1877. 7,6 x 12,2 cm Museo Nacional, Bogotá, Colombia.
Manga Villavicencio, Colombia