Comuna de París


La Comuna de París (en francés: la Commune de Paris) fue un movimiento insurreccional que del 18 de marzo al 28 de mayo de 1871, gobernó brevemente la ciudad de París, instaurando el primer gobierno de la clase obrera del mundo cuyo espíritu era el socialismo autogestionario. No hay consenso respecto al tipo de sociedad que fue la Comuna de París, pues para los socialistas marxistas la Comuna de París fue la primera dictadura del proletariado de la historia, pero los anarcosocialistas no están de acuerdo y en cambio la consideran una sociedad anarcosocialista.[8][9]

La Comuna (el término commune designaba entonces y aún designa al ayuntamiento en francés) gobernó durante 60 días promulgando una serie de decretos revolucionarios, como la autogestión de las fábricas abandonadas por sus dueños, la creación de guarderías para los hijos de las obreras, la laicidad del Estado, la obligación de las iglesias de acoger las asambleas de vecinos y de sumarse a las labores sociales, la remisión de los alquileres impagados y la abolición de los intereses de las deudas. Muchas de estas medidas respondían a la necesidad de paliar la pobreza generalizada que había causado la guerra. Sometida casi de inmediato al asedio del gobierno provisional, la Comuna fue reprimida con extrema dureza.

Tras la derrota y derrumbe del gobierno imperial de Napoleón III en la guerra franco-prusiana (1870-1871), París fue sometida a un sitio de más de cuatro meses (19 de septiembre de 1870-28 de enero de 1871), que culminó con la entrada triunfal de los prusianos —que se retiraron de inmediato— y la proclamación imperial de Guillermo I de Alemania en el Palacio de Versalles.

Debido a que París no aceptaba rendirse, la nueva Asamblea Nacional y el gobierno provisional de la República, presidido por Adolphe Thiers, prefirieron instalarse en Versalles y desde ahí doblegar a la población rebelde. El vacío de poder en París provocó que la milicia ciudadana, la Guardia Nacional de París, se hiciera de forma efectiva con el poder a fin de asegurar la continuidad del funcionamiento de la administración de la ciudad. Se beneficiaron del apoyo y de la participación activa de la población obrera descontenta, del radicalismo político muy extendido en la capital que exigía una república democrática, y de la oposición a la más que probable restauración de la monarquía borbónica. Al intentar el gobierno arrebatarles el control de las baterías de cañones que habían sido compradas por los parisinos por suscripción popular para defender la ciudad, estos se alzaron en armas. Soldados de la Guardia Nacional de la Comuna asesinaron a dos generales del ejército francés, y la Comuna se negó a aceptar la autoridad del gobierno francés.[10][11]​ Ante esta rebelión, Thiers ordenó a los empleados de la administración evacuar la capital, y la Guardia Nacional convocó elecciones para el consejo municipal que fue copado por radicales republicanos y socialistas.


18 de marzo de 1871: el pueblo insurrecto se hace con los cañones del ejército situados en Montmartre (recreación contemporánea).
Batería prusiana en Aubervilliers, apuntando a París.
Guardias nacionales en una barricada de Belleville, el 18 de marzo de 1871.
París durante la Comuna, Le Monde Illustré, mayo de 1871.
La comuna devuelve las herramientas empeñadas a los trabajadores durante el asedio.
Hôtel de Ville durante la Comuna, de Alfred Darjou, en L'Illustration.
Los comuneros queman la guillotina, grabado anónimo con dibujo de Frédéric Lix.
Barricada de la Plaza Blanche, defendida por mujeres, durante la Semana Sangrienta.
Prisioneros procedentes de la comuna siendo trasladados a Versalles (extraído de una revista moderna).
Incendio provocado por miembros de la Comuna el 24 de mayo en el Palacio de las Tullerías. Litografía de Léon Sabatier y Albert Adam publicada en 1873.
Represión de los últimos insurgentes en el cementerio del Père-Lachaise, el 27 de mayo a las 8 de la noche. Dibujo de Daniel Urrabieta Vierge, Le Monde Illustré.
Miembros de la comuna ejecutados.
Detalle del Mur des fédérés ('Muro de los federados'), placa en honor a los muertos de la Comuna (cementerio de Père-Lachaise).