Curia romana


La curia romana[1]​ es el conjunto de órganos de gobierno de la Santa Sede y de la Iglesia católica. Está compuesta por un grupo de instituciones, denominadas dicasterios, bajo la dirección del papa,[2]​ que ejercen las funciones legislativas, ejecutivas y judiciales. Coordina y proporciona la necesaria organización central para el correcto funcionamiento de la Iglesia y el logro de sus objetivos. La potestad de la curia romana se considera vicaria del papa:[3]

El origen del término curia en el transcurso del tiempo ha sido usado para significar varias cosas, en la Antigua Roma por ejemplo podría significar "asamblea" o una parte de los ciudadanos romanos según la división de Romolo, Curia Titia, Faucia, Rapta, Velitia, etc. Mientras que al tiempo del imperio, pasa a significar prácticamente al Senado romano.[5]

Para los escritores eclesiásticos entre los siglos V y VII, el término curia es usado igualmente para diversas cosas, para indicar el foro judiciario, curiam vocare; los encuentros o congresos, curia paschalis, solemnis, sacra, etc.; o para el lugar de la sede del patriarca, del metropolita, del exarca o del obispo, incluyendo en el término tanto el edificio como el personal que trabajaba en él.[5]

A partir del siglo XI, curia designa casi que específicamente la "corte papal, inicialmente usado solo para definir el palacio pontificio y luego extendiéndose a las oficinas que en él tenían establecidas sus sedes, y luego, hacia el siglo XII, al complejo de oficinas que dependían de la Sede Apostólica.[6]

El término romana podría dar a entender que se llama así en cuanto a que a la sede de la misma se halla en Roma, sin embargo el concepto deriva del hecho que el papa gobierna la Iglesia universal y es su jefe supremo en cuanto sucesor de Pedro, obispo de Roma, por lo tanto la Curia romana se encuentra donde este se encuentre, por ejemplo, durante el período del papado de Aviñón, la curia tenía su sede en esa ciudad, pero continuó llamándose romana; lo mismo sucedió cuando el papa Clemente VIII estuvo en Ferrara, de donde tiene origen la expresión latina ubi Pontifex ibi Roma, «donde está el Papa allí está Roma».[7]


Francisco, sumo pontífice de la Iglesia católica y en cuanto sucesor de Pedro, obispo de Roma. La curia romana asiste al papa en el ejercicio del primado.
Emblema de la Santa Sede.
Curia Hostilia, el edificio en el que se reunía el Senado romano en el Foro.
Papa Juan Pablo II durante audiencia privada con el Presidente de Rusia, Vladímir Putin en 2003.
Icono que representa el Emperador Constantino I el Grande y los obispos del primer concilio ecuménico (325) con el texto del Símbolo Niceno-Constantinopolitano del 381 con el inicial πιστεύομεν (creemos) sustituido por πιστεύω (creo), como en la liturgia
La Iglesia de la Anunciación en Nazaret, es el mayor edificio de la iglesia cristiana en el Oriente Medio bajo la supervisión de la Congregación para las Iglesias Orientales.
Una representación del Papa Gregorio IX durante la Excommunicamus.
Buen Pastor al fresco de las catacumbas de San Calixto bajo el cuidado de la Pontificia Comisión de Arqueología Sagrada.
Laocoonte y sus hijos en los Museos Vaticanos, que es una de las obras bajo el cuidado de la Pontificia Comisión para la Ciudad del Vaticano.
Miembros de la Guardia Suiza Pontificia en la Pontificia Prefectura en la Ciudad del Vaticano.
La entrada principal de la Academia Pontificia Eclesiástica.