Contexto


El contexto (del latín: contextus; conocido también como contexto material y contexto abstracto o simbólico) es el conjunto de circunstancias (materiales o abstractas) que se producen alrededor de un hecho, situación o evento dado, que están fiablemente comprobadas[1]​ —en los testimonios de personas de reputación comprobada por medio de la voz humana, mensaje hablado, escrito, grafías antiguas, manuscritos antiguos, en cartas, documentos, libros de historia, periódicos, internet, tv, radio, medios audiovisuales modernos u otros— y transmitidas sin distorsión a los sentidos (de la razón, vista, oído, gusto, tacto u olfato).

Un ejemplo valioso, de lo trascendental que es el contexto en la vida de las sociedades de personas, lo recalca el siguiente caso hipotético: en una carta cuya fiabilidad se ha verificado ya antes, es decir, que ya antes se ha confirmado de quién es, se hallan las siguientes palabras: «Yo... ¡te odio!»; hecho desgarrador, por un instante, si es que hubiera sido escrita para uno mismo de alguien a quien uno también valora y si es que asimismo uno no hubiera leído tampoco el texto que la acompaña (su contexto), que dice: «...es lo que dicen otros, pero... Yo... ¡Te amo!»; queda claro que si el hecho dado, aunque parezca cierto, se lo saca de contexto (o de escena), puede afectar la transmisión del significado verdadero de este comunicado escrito, ya que se lo puede interpretar erróneamente o darlo por sentado como un hecho real, algo que es falso y que puede llevar a futuro a un conflicto (con la persona que uno aprecia). Por lo que el contexto también juega un papel muy importante, porque complementa la idea verdadera que se quiere transmitir, y que ahora en este caso lo transforma al hecho desgarrador en un hecho esperanzador, que no solo evita lo que parece un inminente malentendido (o una ruptura de pactos emocionales), sino más bien que hasta afianza la relación entre las personas (desde sus lazos emocionales hasta sus afectos físicos).

Por eso además, se recalca la importancia de que en todo ámbito del vivir de las personas el contexto debe provenir de fuentes (o personas) completamente fiables; para no incidir falsamente en los hechos de un asunto; para aún, hasta no afectar negativamente las relaciones interpersonales.

La pragmática es la disciplina encargada del estudio del contexto lingüístico. Los especialistas hablan de microtexto, cuando el contexto lingüístico está dado por una palabra inmediata dentro del enunciado, y macrotexto, cuando el sentido del texto no es inmediato, sino que está dado por un contexto con múltiples elementos.