Corrupción política


La corrupción política se refiere a los actos deshonestos o delictivos cometidos por funcionarios y autoridades públicas que abusan de su poder e influyen a realizar un mal uso intencional de los recursos financieros y humanos a los que tienen acceso, anticipando sus intereses personales o los de sus allegados,[1]​ para conseguir una ventaja ilegítima generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Según Hernández Gómez (2018), la corrupción se define como «toda violación o acto desviado, de cualquier naturaleza, con fines económicos o no, ocasionada por la acción u omisión de los deberes institucionales, de quien debía procurar la realización de los fines de la administración pública y que en su lugar los impide, retarda o dificulta».[2]Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o de transparencia de un Estado legítimo.[3]Muchos pagan sobornos en efectivo o en especie para poder recibir una educación o un tratamiento médico adecuado, para acelerar trámites administrativos o para evitar pagar una multa.

Las formas de corrupción varían, pero las más comunes son el uso ilegítimo de información privilegiada y el patrocinio; además de los sobornos, el tráfico de influencias, la evasión fiscal, las extorsiones, los fraudes, la malversación, la prevaricación, el caciquismo, el compadrazgo, la cooptación, el nepotismo, la impunidad y el despotismo.[4]​ La corrupción facilita a menudo otro tipo de hechos criminales como el narcotráfico, el lavado de dinero, la prostitución ilegal y la trata de personas, aunque por cierto no se restringe a estos crímenes organizados y no siempre apoya o protege otros crímenes.

Sayéd y Bruce (1999) definen la corrupción como «el mal uso o el abuso del poder público para beneficio personal y privado», entendiendo que este fenómeno no se limita a los funcionarios públicos. También se define como el "conjunto de actitudes y actividades mediante las cuales una persona transgrede compromisos adquiridos consigo mismo, utilizando los privilegios otorgados, esos acuerdos tomados, con el objetivo de obtener un beneficio ajeno al bien común". Por lo general se apunta a los gobernantes o los funcionarios elegidos o nombrados, que se dedican a aprovechar los recursos del Estado para de una u otra forma enriquecerse o beneficiar a parientes o amigos.


Reformadores como el estadounidense Joseph Keppler describieron que el senado de los Estados Unidos del siglo XIX estaba controlado por las gigantescas bolsas de dinero, que representaban los fideicomisos y monopolios financieros que se mantuvieron vigentes mediante la corrupción política.
El gerrymandering consiste en ajustar las demarcaciones políticas para resultar siempre renombrado. El origen del término está en esta caricatura política elaborada por Gilbert Stuart en 1812. El nombre de la caricatura es The Gerrymander, juego de palabras con el apellido del gobernador de Massachusetts, Elbridge Gerry' y salamander (en inglés, salamandra), por la caprichosa forma reptiliana que hizo adquirir al distrito electoral para poder ser elegido.
Podcast sobre corrupción en México por Shot Informativo, Tec de Monterrey
Exmandatario de El Salvador, Francisco Flores el cual fue acusado de apropiarse de 5 millones de dólares de las arcas gubernamentales.[19]
Expresidente peruano Alejandro Toledo Manrique, involucrado en el Caso Ecoteva y acusado de gravísimos delitos de corrupción como el lavado de dinero.
Corrupción política. Medición año 2017.