Cosa nostra


La Cosa Nostra (en el lenguaje común llamado genéricamente mafia siciliana o simplemente mafia) es una expresión utilizada para indicar una organización criminal mafiosa-terrorista presente en Sicilia y en muchas partes del mundo.[3]

Este término se utiliza ahora para referirse exclusivamente a la mafia de origen siciliano (también para indicar sus ramificaciones internacionales, especialmente en los Estados Unidos de América, donde se la identifica como la Cosa Nostra americana, aunque hoy ambas tienen difusión internacional), para distinguirla de otras asociaciones y organizaciones mafiosas.

Las intervenciones contrastantes del Estado italiano se tornaron más decisivas a partir de los años ochenta del siglo XX, a través de las investigaciones del llamado "pool antimafia" creado por el juez Rocco Chinnici y posteriormente dirigido por Antonino Caponnetto.[4]​ Los magistrados Giuseppe Di Lello, Leonardo Guarnotta, Giovanni Falcone y Paolo Borsellino también formaron parte del grupo.[5]

En cuanto a la agricultura, Sicilia siempre había destacado por el amarillo dorado de las montañas del interior de la isla, propiedades productoras de cereales. El otro color de Sicilia tenía un origen más reciente. Cuando los árabes conquistaron Sicilia en el siglo IX, llevaron consigo el cultivo de cítricos cuyas hojas tiñeron la franja costera septentrional y oriental de la isla de un color verde oscuro. Los métodos de la mafia se perfeccionaron durante un período de rápido crecimiento de la industria de los cítricos. A mediados del siglo XIX, un largo período de expansión de los cítricos hizo que la franja verde oscuro de Sicilia se ensanchara.

Dos pilares del modo de vida británico desempeñaron un importante papel en esta expansión. Desde 1795, la Royal Navy hacía tomar limón a las tripulaciones de sus barcos como remedio para el escorbuto. Ya en 1840 se inició la producción comercial, en una escala menor, de otro cítrico, el aceite de bergamota, utilizado para aromatizar el té de la variedad Earl Grey. Ambos productos eran exportados desde Sicilia. Las naranjas y limones se enviaban a Nueva York y a Londres. En 1834 se exportaron más de cuatrocientas mil cajas de limones; en 1850 la cifra aumentó a 750 000. A mediados de la década de 1880 llegaba cada año a Nueva York la asombrosa cantidad de 2 500 000 cajas de cítricos italianos, la mayoría procedentes de Palermo. En 1860, el año de la expedición de Garibaldi, se calculaba que los limonares de Sicilia eran los campos más rentables de toda Europa, superando incluso a las huertas de frutales de los alrededores de París.


Estructura de la mafia