Cosme I de Médici


Cosme I de Médici (Florencia, 12 de junio de 1519Villa di Castello, 21 de abril de 1574) fue II duque de la República de Florencia (1537-1569) y I gran duque de Toscana (1569-1574), durante los últimos años del Renacimiento.

Cosme I de Médici (Cosimo en italiano) hijo del comandante y condotiero Juan de Médici o Giovanni dalle Bande Nere (en italiano) y de Maria Salviati, llegó al poder el año 1537, con solo diecisiete años, después del asesinato del I duque de la República de Florencia, Alejandro de Médici. El crimen fue ordenado por Lorenzino de Médici, primo lejano del duque, quien quiso aprovechar la ocasión para sustituir a su pariente y tomar el poder en Florencia.

Ninguna de las familias importantes estaba en condiciones de pretender el puesto de los Médici ni parecían oponerse a la fagocitación del emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico o, eventualmente, a la restauración de la República de Florencia, cuando Cosme, un perfecto desconocido, apareció en la ciudad, seguido de unos pocos siervos. Venía de Mugello, donde había crecido después de la muerte de su padre y pretendió hacerse nombrar Duque, no obstante pertenecer a una rama secundaria de la familia. En efecto, vista su juventud y su apariencia modesta, muchos personajes influyentes de la Florencia de la época, esperaban encontrar a un joven débil, distraído, atraído solamente por la caza y las mujeres; una persona fácil de influir. Cosme, fue entonces, nombrado jefe de gobierno con una cláusula según la cual, el poder sería ejercido por el Consejo de los 48. Pero Cosme había heredado por entero el espíritu batallador y, a veces cruel, de su abuela Catalina Sforza.

Apenas investido publicó un decreto en el que excluía a Lorenzino y a sus descendientes de cualquier derecho de sucesión, desautorizó al Consejo y asumió la autoridad absoluta. Restauró la dinastía de los Médici, que gobernó Florencia hasta el mandato del último gran duque, Juan Gastón de Médici (1671-1737). Las estructuras gubernamentales que promovió permanecieron vigentes incluso hasta su absorción por el Imperio austrohúngaro y hasta que se proclamó el Reino de Italia.

La tiranía de Cosme I causó el exilio voluntario de varios notables de la ciudad, que obtuvieron el apoyo de Francia para deponer a Cosme. A finales de julio de 1537 invadieron Toscana al mando de Piero Strozzi, casado con una Médici de la rama de Lorenzino, e hijo de una Médici.


Cosme de Médici en su juventud, por Pontormo.
Cosme de Médici, el gran duque de Toscana.
Estatua ecuestre de Cosme I de Médici, obra de Juan de Bolonia, Plaza de la Signoria, Florencia