Crep


Se denomina crepé,[1]crepe,[1]crepa,[1]crep[1]​ o creps (del francés crêpe, y este a su vez del latín crispus, ‘crespo’) a la receta europea de origen francés hecha fundamentalmente de harina de trigo, con la que se elabora una masa en forma de disco, de unos 16 cm de diámetro. Se sirve habitualmente como base de un plato o postre, aplicándole todo tipo de ingredientes dulces.

La tortita o panqueque (crepe) es otro tipo de crep, hecho con levadura o gasificante, de menor diámetro (10 cm) y se hace a fuego lento, en vez de medio.

Los ingredientes comunes de esta masa cocida son: harina plana (no de fuerza), huevos, leche, mantequilla , sal y, opcionalmente, azúcar. La crep se obtiene por la cocción de la pasta extendida en forma de disco y cocinada por sus dos caras, hasta que se dore.

Generalmente hay dos tipos: creps dulces y creps saladas, ambas se pueden elaborar con harina de trigo convencional o con harina de trigo sarraceno o alforfón (esta última como no contiene gluten es la indicada en caso de celiaquía o SGNC).

Para hacer las creps se emplea una sartén (lo más plana posible, para que pueda trabajar bien la espátula) o sartén doble o un utensilio algo más específico denominado crepera[2]​ (un aparato específico para obtenerlas de forma más cómoda). La sartén se unta en aceite, con una servilleta.

Se suelen utilizar para hacer las creps un cucharón para coger la masa, un rastrillo para extenderla y una espátula larga y fina para despegarla y darle la vuelta.


Creps. La palabra "CREP" proviene del francés
Una crep abierta con crema de leche y mermelada de fresa.
Crep de chocolate.
Creps en un mercado de Berlín.