Creole Petroleum Corporation


Creole Petroleum Corporation fue una empresa petrolera privada, filial de la Standard Oil of New Jersey (actual ExxonMobil) y 95 % propiedad de esta, que operó varios campos petroleros en Venezuela hasta el 31 de diciembre de 1975, fecha en que sus concesiones expiraron y pasaron a manos del Estado venezolano en virtud de la Ley de Nacionalización de la Industria Petrolera. Hasta 1951 Creole fue el primer productor de petróleo a nivel mundial.[1]

Creole Petroleum Corporation es el resultado de asociaciones y fusiones de un grupo de corporaciones pioneras de la industria petrolera venezolana. Las más importantes de ellas fueron:

Un grupo de empresarios estadounidenses fundó el Creole Syndicate, compañía registrada en Delaware en marzo de 1920. Este es el mismo registro comercial que servirá de base legal para el establecimiento de Creole Petroleum Corporation. Inmediatamente, el sindicato adquirió lotes de terreno en concesión, arriendo y como propietario en países como Colombia, Ecuador, Panamá, República Dominicana y Venezuela por intermedio de Julio E. Román.

En 1924, los accionistas del sindicato Creole firmaron un acuerdo con Venezuelan Gulf Oil para el desarrollo de bloques de exploración en el Lago de Maracaibo. Como resultado de estos acuerdos, Venezuelan Gulf Oil realizó hallazgos significativos en 1925, producción que el sindicato vendió enteramente a la casa matriz Gulf Oil Corporation hasta 1929.

En 1926 el control del sindicato pasó a Blair & Co. con lo cual el sindicato adquiere varias empresas concesionarias inactivas en Venezuela: Webster Syndicate y Condor Oil Co. en 1926, Rio Palmar Oilfields Co. en 1927 y Mérida Oil Co. y Venezuelan International Co. en 1928.

El sindicato era propiedad de inversionistas privados y banqueros, quienes no invirtieron en más lotes de terreno para exploración.


La refinería de Amuay, construida por la empresa Creole, inició actividades el 3 de enero de 1950.[2][3]