Crimen


En lenguaje ordinario, un crimen es una acción indebida o reprensible, en general un delito grave como la acción voluntaria de matar o herir gravemente a alguien.[1]​ El término crimen no tiene, en el derecho penal moderno, una definición simple y universalmente aceptada,[2]​ aunque se han proporcionado definiciones legales para ciertos fines. La opinión más popular es que el crimen es una categoría creada por la ley; en otras palabras, algo es un delito si así lo declara la ley pertinente y aplicable.[2]​ Una definición propuesta es que un crimen (o delito penal) es un acto perjudicial no solo para una víctima sino también para una comunidad, sociedad o Estado ("un error público"). Dichos actos están prohibidos y punibles por ley.[3]

Algunas comunidades religiosas consideran que el pecado es un crimen; algunas pueden incluso destacar el crimen del pecado desde muy temprano en los relatos legendarios o mitológicos de los orígenes, como el cuento de Adán y Eva y la teoría del pecado original. Lo que un grupo considera un crimen puede causar o encender la guerra o el conflicto. Sin embargo, las primeras civilizaciones conocidas tenían códigos de ley, que contenían tanto normas de derecho civil como normas penales mezcladas, aunque no siempre en forma registrada.

Los sumerios produjeron los primeros códigos escritos que se conservan.[4]Urukagina (reinó circa 2380-2360 a.C., cronología corta) tenía un código primitivo que no ha sobrevivido; un rey posterior, Ur-Nammu, dejó el primer sistema de derecho escrito que existe, el Código de Ur-Nammu (circa 2100- 2050 a.C.), que prescribía un sistema formal de penas para casos específicos en 57 artículos. Los sumerios publicaron posteriormente otros códigos, entre ellos el "código de Lipit-Ishtar". Este código, del siglo XX a.C., contiene unos cincuenta artículos, y los estudiosos lo han reconstruido comparando varias fuentes.


darkly shaded painting of two winged angels chasing a man who runs away from a fallen, naked man attacked and subdued for his clothing
Justicia y venganza divina en la búsqueda del crimen - 1808 óleo sobre tela de Pierre Paul Prud'hon 
Las cabezas con pinchos de los criminales ejecutados adornaban la puerta del Puente de Londres medieval.