Cuenca del Orinoco


La cuenca del Orinoco es la parte de América del Sur drenada por el río Orinoco y sus afluentes. La cuenca hidrográfica del Orinoco cubre un área de unos 989 000 km², lo que la convierte en la tercera mayor de Suramérica, y abarca la mayor parte del territorio venezolano y la zona este de Colombia.

El Orinoco es uno de los ríos más importantes del mundo por su longitud y caudal (2140 km y algo más de 30 000 m³/s),[2]​ la extensión de su cuenca (un millón de km²) y, especialmente, por su importancia histórica y económica y el significado que ha tenido para Venezuela, país en el que se extiende la mayor parte de su cuenca, con casi las dos terceras partes de la misma. Probablemente es el río más caudaloso del mundo con relación a su cuenca, similar en extensión a la del Danubio, pero con un caudal que quintuplica al de este último. En cifras absolutas es el tercer río del mundo por su caudal, después del Amazonas y del Congo y muy superior al caudal de otros ríos mucho más largos y de cuenca más extensa.

La cuenca del río Orinoco sintetiza las tres grandes formas de relieve que existen en la naturaleza: macizos antiguos y escudos por un lado, cordilleras de levantamiento reciente (es decir, del Terciario) por el otro, y depresiones tectónicas y cuencas o llanuras de acumulación, en tercer lugar. Cada una de estas formas del relieve tiene sus características propias, pero también sus semejanzas con regiones naturales similares de otras partes del mundo. Para un país cualquiera, en especial en la zona intertropical, representa una gran ventaja ecológica y económica tener representadas en su territorio estas tres formas del relieve. En toda América, solo Canadá y los Estados Unidos además de Venezuela y Colombia, que en su territorio tiene una parte reducida del escudo guayanés, presentan una disposición geológica similar.

Para definir la cuenca del Orinoco como una región natural, es necesario establecer las características geográficas que la definen, como son la extensión, el relieve, el clima, la hidrografía, la vegetación, los suelos, y los recursos minerales, temas que se presentan a continuación, de manera resumida.

La cuenca del Orinoco tiene una superficie de casi 989 000 km², de los que 643 480 km², es decir, algo más del 65 %, quedan en territorio venezolano, mientras que el 35 % restante queda en territorio colombiano, en los Llanos colombianos y la vertiente oriental de la cordillera Oriental de Colombia, un tramo de la gran cordillera de los Andes. Esta región colombiana recibe el nombre de Orinoquía. De la parte localizada en Venezuela, algo más de la mitad se extiende desde los Andes venezolanos y la cordillera de la Costa hasta la ribera noroccidental del propio río Orinoco (la margen izquierda), formando la mayor parte de los llanos venezolanos y el delta del Orinoco. La parte sur de la cuenca recoge la mayor parte de las aguas que proceden de la Guayana venezolana.


La cima del Roraima, el tepuy más elevado de la Guayana venezolana. Las curiosas formas han sido producidas por la erosión.
La Piedra del Medio, ubicada frente a Ciudad Bolívar constituye una especie de nilómetro u orinocómetro en este caso, en el que las líneas de distinta coloración nos indican los sucesivos niveles alcanzados por el agua. Siendo las rocas de la isla muy resistentes a la erosión, las marcas en la misma están formadas por el descenso del nivel del río con la erosión del fondo.
Climograma de Ciudad Bolívar. Las lluvias se indican en mm y las temperaturas en °C.
Confluencia del Caroní en el Orinoco, cuyas aguas se distinguen por la distinta coloración, más blancas en el Orinoco (al fondo) y más oscuras en primer término (aguas del Caroní). La distinta anchura de las franjas es un efecto óptico por la distancia, siendo la del Orinoco mucho mayor.
Unión de las aguas del Orinoco con el Caroní, al fondo. Pueden verse las dos franjas por la distinta coloración de los dos ríos.
Imagen de los Llanos colombianos.
Matapalo o higuerote mostrando en una abertura parte del tronco del árbol sobre el cual se apoyó. Parque del Este, Caracas, Venezuela.
El río Morichal Largo, afluente del Orinoco por su margen izquierda (a través del caño Mánamo) es un típico río de aguas negras y, como su nombre indica, de morichal, por el predominio de la palmera moriche (Mauritia flexuosa) que forma en sus riberas una vegetación de selva de galería muy espesa, aunque de escasa anchura.
Portada de la obra El soberbio Orinoco (versión francesa) de Julio Verne.
Atardecer en el Orinoco, cuadro de Ferdinand Bellermann de 1843
Cuadro de Anton Goering mostrando los Llanos colombo-venezolanos y las cumbres nevadas de los Andes. Se trata de un paisaje - síntesis, en el que se distorsiona la escala para mostrar las formas del relieve, la flora, la fauna, la hidrografía y otros aspectos. Para entender esta idea basta con señalar que el paisaje del cuadro representa una distancia de los Llanos hasta la cordillera oriental de los Andes (en Colombia) de más de 1000 km.
Grupo de indios Kariña fotografiados en París para la fototeca del Museo del Hombre, en 1892. Fotografía del Príncipe Roland Bonaparte.