Cuenca hidrográfica


Una cuenca hidrográfica es un territorio drenado por un único sistema de drenaje natural, es decir, que sus aguas dan al mar a través de un río o que vierte sus aguas a un único lago endorreico.[1]​ Una cuenca hidrográfica es delimitada por la línea de las cumbres, también llamada divisoria de aguas.[2]

La cuenca hidrográfica también recibe los nombres de hoya hidrográfica, cuenca de drenaje, cuenca imbrífera, cuenca de exudación o cuenca fluvial.[3]

Una cuenca hidrográfica y una cuenca hidrológica se diferencian en que la primera se refiere exclusivamente a las aguas superficiales, mientras que la cuenca hidrológica incluye las aguas subterráneas (acuíferos).[4]

El uso de los recursos naturales se regula administrativamente separando el territorio por cuencas hidrográficas, y con miras al futuro las cuencas hidrográficas se perfilan como una de las unidades de división funcionales con mucha más coherencia, permitiendo una verdadera integración social y territorial por medio del agua.

La divisoria de aguas o divortium aquarum es una línea que delimita la cuenca hidrográfica. Una divisoria de aguas marca el límite entre una cuenca hidrográfica y las cuencas vecinas. El agua precipitada a cada lado de la divisoria desemboca en ríos o afluentes distintos. Otro término utilizado para esta línea se denomina parteaguas.

El divortium aquarum o línea divisoria de vertientes, es la línea que sigue los puntos más elevados del interfluvio que separa a dos o más cuencas vecinas.


La cuenca del Amazonas, con 6 123 000 km², es la más extensa del mundo.
Las principales cuencas endorreicas se muestran en azul, con los principales lagos endómeros en azul oscuro.
Cuencas de los ríos europeos
Cuencas de recepción de los principales mares y océanos. Las zonas en gris corresponden a cuencas endorreicas.
Cuencas hidrográficas de la península ibérica.
Orden de los ríos, en una cuenca de quinto orden