Década Infame


Se conoce como Década Infame al período de la historia de la Argentina que comenzó el 6 de septiembre de 1930 con el golpe de Estado cívico-militar que derrocó al presidente radical Hipólito Yrigoyen y finalizó el 4 de junio de 1943 con el golpe de Estado militar que derrocó al presidente conservador Ramón Castillo.

El nombre le fue dado por el periodista nacionalista José Luis Torres,[* 1]​ y ha sido ampliamente utilizado para denominar al período en la historiografía cercana tanto al radicalismo,[1][2][3]​ como al peronismo,[4][5]​ y el socialismo.[6][7]​ La etapa también ha sido denominada como "restauración neoconservadora",[8]​, período de "restauración política” o "restauración conservadora”,[9]​ "segunda república conservadora”[10]​ y "la República imposible" (1930-1945).[11]

El período comienza con una dictadura cívico-militar "provisional" de corte fascista, avalada por la Corte Suprema y al mando del general radical José Félix Uriburu (1930-1932), quien entregó el poder al también general radical Agustín P. Justo (1932-1938), candidato una alianza denominada la Concordancia (radicales antipersonalistas, conservadores, socialistas independientes) como resultado de unas elecciones con resultado electoral de dudosa legitimidad, que también dejó en cuestión la legitimidad de su sucesor, el radical Roberto Marcelino Ortiz (1938-1942), quien falleció y fue sucedido por su vicepresidente, el conservador Ramón S. Castillo (1942-1943), derrocado por la llamada "Revolución del 43".


El General José Félix Uriburu inició la serie de golpes de Estado en Argentina y dictaduras militares que se extenderían hasta 1983.
Félix Uriburu saludando a oficial del crucero "Buenos Aires" que se encuentra en traje de gala sobre la cubierta para recibir al presidente de facto. 4/10/1930.
Agustín Justo llegando al crucero "Buenos Aires" para acompañar al presidente (de facto) José Félix Uriburu en su visita a dicho crucero. 4/10/1930.
El gobierno del General Agustín P. Justo se caracterizó por el fraude electoral, la represión, y los escándalos por los actos de corrupción en favor de las empresas británicas.
Lisandro de la Torre fue llamado el Fiscal de la Patria por haber expuesto la corrupción y los negociados en beneficio de los intereses británicos durante el «debate de las carnes».
Alvear fue el líder del radicalismo durante la década infame, por ello fue apresado en la isla Martín García.
Uno de los hechos de corrupción más sonados del período fue el escándalo de la CHADE (Compañía Hispano-Americana de Electricidad).
Un policía montado persigue a partidarios del radicalismo.
El presidente Roberto M. Ortiz, de la Unión Cívica Radical Antipersonalista, se vio impedido de ejercer la presidencia desde 1940, debido a la diabetes que sufría, muriendo en 1942, antes de finalizar su mandato.
Ramón Castillo, último gobernante de la Década Infame. Fue derrocado por un golpe militar el 4 de junio de 1943.