Decrecimiento


El decrecimiento es un término utilizado tanto para un movimiento político, económico y social como para un conjunto de teorías que critican el paradigma del crecimiento económico.[1]​ Se basa en ideas de una amplia gama de líneas de pensamiento como la ecología política, la economía ecológica, la ecología política feminista y la justicia ambiental, señalando el daño social y ecológico causado por la búsqueda del crecimiento infinito y los imperativos occidentales de "desarrollo".[2]​ El decrecimiento enfatiza la necesidad de reducir el consumo y la producción global (metabolismo social) y aboga por una sociedad socialmente justa y ecológicamente sostenible en la que el bienestar social y ambiental reemplace al PIB como indicador de prosperidad. Por lo tanto, aunque es probable que el PIB se reduzca en una "sociedad del decrecimiento", es decir, una sociedad en la que se logran los objetivos del movimiento del decrecimiento, este no es el objetivo principal del decrecimiento.[3]

El decrecimiento resalta la importancia de la autonomía, el trabajo de cuidado, la autoorganización, los bienes comunes, la comunidad, el localismo abierto, el trabajo colaborativo, la felicidad y la convivencia.[4][5][6]

El decrecimiento rechaza el objetivo de crecimiento económico en sí del liberalismo y el productivismo;[7]​ en palabras de Serge Latouche:

Por ello también se suelen denominar "objetores de crecimiento". La corriente de pensamiento también se denomina decrecentismo.[9]


Muchas organizaciones por el decrecimiento han adoptado como logo el caracol, en referencia a las palabras de Iván Illich sobre la "Lógica del Caracol".[n. 1]
Desde sus comienzos, Europa latina ha sido importante epicentro ideológico de este movimiento.
Serge Latouche, célebre ideólogo y divulgador del decrecimiento.
Cálculo de la Huella - Factores considerados:
1. La cantidad de hectáreas utilizadas para urbanizar, generar infraestructuras y centros de trabajo.
2. Hectáreas necesarias para proporcionar el alimento vegetal necesario.
3. Superficie necesaria para pastos que alimenten al ganado.
4. Superficie marina necesaria para producir el pescado.
5. Hectáreas de bosque necesarias para asumir el CO2 que provoca nuestro consumo energético.
Diversas estimaciones del pico del consumo del petróleo. Fuente: Freddy Hutter, TrendLines.ca.[65]
Gráfica propuesta por François Schneider que muestra el círculo infernal del consumo.[70]​ En contraposición a la ideología del crecimiento como opción verde del neoliberalismo y del desarrollo sostenible, los decrecentistas apuntan a que precisamente es el mismo crecimiento y su consumo los causantes del desgaste ecológico y social. Fuente: François Schneider (février 2002) Point d'efficacité sans sobriété Mieux vaut débondir que rebondir (en francés), Silence No. 280.[70][71]
Alegoría del sistema de dinero deuda..
Gráfica propuesta por François Schneider que muestra a la frugalidad y la ecoeficiencia como salida al círculo infernal del crecimiento.[70]Fuente: François Schneider (février 2002) Point d'efficacité sans sobriété Mieux vaut débondir que rebondir (en francés), Silence No. 280.[70]
Para la bioeconomía los subsistemas sociales humanos y económicos están subordinados a la biósfera y no al contrario. Cuando esos subsistemas tratan de imitar las soluciones dadas por la naturaleza se habla de biomimesis.
Diferencias entre efecto rebote y efecto debote. Fuente: François Schneider (2003) L’effet rebond , l’Ecologiste, Edition française de The Ecologist n°11, Vol 4, n°3, p45.[86]
Huella ecológica (eje horizontal) frente al Índice de Desarrollo Humano (eje vertical) por países, comparado con el límite de la biocapacidad del planeta y de la calidad de vida aceptable (líneas rojas) en 2005. El área de color verde indica los criterios mínimos para la sustentabilidad.
Solución decrecentista por regiones del mundo basada en la huella ecológica y consumo energético per cápita. En tonos en color rojo aquellas regiones que necesitan disminuir su huella ecológica A) Estados Unidos y Canadá, B) Rusia, C) Japón, D) Unión Europea (1°-15° lugar) E) Medio Oriente, F) Unión Europea (16°-27° lugar), G) países que antes integraban parte de la URSS, H) otros países Europeos y Turquía y I) China. En tonos en color verde aquellas regiones con una huella ecológica apropiada J) Latinoamérica y las Antillas, K) resto de Asia y Oceanía, L) África e M) India. Otros reportes estiman que la mayoría de los países de Latinoamérica (número 10) ya están dentro del grupo de las regiones que necesitan disminuir su huella ecológica.
Plaza de la Bastilla (París) durante las manifestaciones contra el "Contrat de Première Embauche" el 28 de marzo de 2006.
Evolución de la intensidad energética de las grandes economías mundiales desde 1980.