Deforestación


La deforestación o desforestación[1]​ es un proceso provocado por la acción de los humanos, en el que se destruye o agota la superficie forestal,[2][3][4]​ generalmente con el objetivo de destinar el suelo a otra actividad. En la actualidad, está directamente relacionada con las actividades industriales, como la tala y quema para la expansión de la frontera agrícola para dar lugar a la agricultura intensiva y la ganadería. La expansión de las áreas urbanas y las actividades mineras también impulsan la deforestación. La construcción de carreteras y vías de acceso a bosques cada vez más remotos mediante la tala furtiva contribuye a la deforestación. En menor medida, la agricultura de subsistencia también está involucrada en actividades de deforestación.[5]​ Según el investigador británico Norman Myers, el 5 % de la deforestación se debe a cría de ganado, el 19 % a la tala excesiva, el 22 % a las plantaciones de árboles (sobre todo al aceite de palma) y el 54 % a la agricultura de tala y quema.[6]

La deforestación tiene un impacto directo en el cambio climático y calentamiento global actuales. Se estima que la deforestación y otras prácticas agrícolas contribuyeron en las décadas pasadas alrededor del 20 % de las emisiones de dióxido de carbono a nivel global.[7][8]​ La deforestación destruye la calidad de los suelos, contribuyendo a la erosión de los suelos y la desertificación, aumentando la liberación de polvo mineral y contribuyendo así a las tormentas de arena.[9]​ Los ecosistemas forestales actúan como sumideros de carbono y desempeñan un papel crucial en la absorción de gases de efecto invernadero,[10]​ por lo que la deforestación tiene un impacto adverso en la fijación de dióxido de carbono (CO2).

Más del 70 % de los animales y plantas viven en áreas forestales, por lo que la deforestación tiene un impacto dramático en la pérdida del hábitat de millones de especies, extinción de especies, la disminución de poblaciones de insectos, la pérdida de biomasa global y de biodiversidad. La deforestación afecta el albedo de la tierra, produciendo cambios en las temperaturas globales, los vientos y las precipitaciones.[11]​ Los árboles también contribuyen con el ciclo hidrológico devolviendo el vapor de agua a la atmósfera. La eliminación de los árboles también causa fluctuaciones extremas de temperatura.[12]

La deforestación ocasiona el desplazamiento de poblaciones indígenas[13][14][15]​ y comunidades rurales,[16]​ y aumenta la expansión y las variedades de enfermedades infecciosas transmitidas a los humanos por animales que pierden su hábitat.[17][18]


Imagen de la NASA de la cuenca del río Branco en Brasil observada el 28 de julio de 2000, donde se aprecia el avance de la deforestación.
Deforestación anual
Variación anual de la superficie forestal.
Imagen de deforestación en un bosque de Nueva Zelanda.
Deforestación de un bosque tropical en el este de Bolivia provocada por el desarrollo de un proyecto agrícola para cultivar soja. Cada forma circular estrellada es una zona agrícola deforestada y en su centro hay una pequeña población distanciadas 5 km unas de otras, apreciándose las carreteras que las unen. La fotografía fue tomada por los astronautas de la Estación Espacial Internacional en 2001.[35]
Deforestación en Indonesia. Los bosques del país fueron talados en un tiempo récord únicamente para obtener aceite de palma, para la industria de la mantequilla vegetal.
Causas de la deforestación tropical
Imagen de deforestación en un bosque de Canadá.
Este gráfico muestra los valores de la cubierta forestal total de diversas regiones y subregiones del mundo utilizando los datos de la FAO, con la deforestación en algunas áreas y la reforestación en otras
Kootenay Valley en la Columbia Británica, Canadá; bosque destruido por el escarabajo del pino de montaña (Dendroctonus ponderosae).
Selva quemada para la agricultura en el sur de México.
Imagen del sudeste de Asia captada por MODIS. La imagen se centra en los países de Birmania, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam, de izquierda a derecha, respectivamente. En el este de Tailandia, el color marrón que domina el centro de la imagen habla de la deforestación masiva que se produce en esta región.[93]
Europa deforestada.
Roza y quema ilegal en Madagascar, 2010.
Deforestación para cultivos en la selva amazónica peruana.
Bosque virgen de Shennongjia
Bosque natural.
Se promueve el bambú como una alternativa más sostenible que cortar leña para combustible.[183]
Vivero de árboles tropicales en Planeta Verde Reforestación S.A. Plantación en Vichada, Colombia.
Parcela reforestada con 8 años de edad.
Plantación de pino rojo americano de 21 años al sur de Ontario, Canadá.