Derecho de los Estados Unidos


El derecho de Estados Unidos es un sistema que deriva en gran medida del Common Law (derecho anglosajón) que estaba vigente en el derecho de Inglaterra en la época de la Guerra de Independencia.[1]​ Actualmente la ley suprema de la nación es la Constitución de Estados Unidos, y bajo el principio de supremacía constitucional, las leyes aprobadas por el Congreso y los tratados en que Estados Unidos sea parte, suponen el siguiente escalón de la jerarquía de fuentes del derecho. Estos forman la base para las leyes federales bajo la constitución federal en Estados Unidos, estableciendo los límites de la legislación federal y de las leyes en los cincuenta estados y otros territorios del país.

En Estados Unidos, el derecho se deriva de cuatro fuentes: la constitución, las leyes, los reglamentos, y el derecho anglosajón (en el cual también se incluye la jurisprudencia o case law). La fuente más importante es la Constitución de Estados Unidos, quedando todas las demás fuentes subordinadas a esa norma. Ninguna ley o reglamento puede contradecir lo dispuesto por la constitución y, por ejemplo, si el congreso aprobase una ley cuyo contenido fuese contrario a la constitución, la Corte Suprema puede establecer que dicha ley es inconstitucional.

Sin embargo, una ley no desaparece automáticamente por el simple hecho de haber sido declarado inconstitucional, sino que debe ser derogado por una ley posterior. Muchas leyes federales y estatales han permanecido oficialmente vigentes durante décadas después de haber sido dictaminadas como inconstitucionales. Sin embargo, y por el principio de stare decisis, ningún tribunal aplica una ley inconstitucional, y la decisión de cualquier corte que lo hiciese sería revertida por la Corte Suprema. Igualmente, un tribunal que se niegue a aplicar una norma considerada anteriormente como constitucional, por considerarla contraria a la carta magna, se estaría enfrentando a una posible reversión de su sentencia por la Corte Suprema.[2]

Estados Unidos, al igual que la mayoría de los países de la Mancomunidad Británica de Naciones, son herederos de la tradición del Common Law procedente del derecho inglés;[3]​ por ejemplo, las cortes estadounidenses han heredado el principio de stare decisis.


La Constitución de los Estados Unidos de América es la norma suprema del ordenamiento jurídico del país.
Volúmenes de la edición comentada del Código Penal de California, editada por Thomson West.