Derecho religioso


El Derecho religioso o Derecho confesional, de acuerdo a la moderna Ciencia del Derecho, es aquel ordenamiento jurídico que, para sí mismas, establecen las diferentes iglesias o confesiones religiosas, y que en tanto realidades sociales requieren de un Derecho propio (siguiendo el aforismo ubi societas ibi ius). El Derecho religioso no debe confundirse con el Derecho eclesiástico.

El derecho religioso incluye códigos éticos y morales enseñados por tradiciones religiosas. Los diferentes sistemas religiosos tienen la ley sagrada en mayor o menor grado de importancia para sus sistemas de creencias, y algunos son explícitamente antinomianos mientras que otros son de naturaleza nomista o "legalista". En particular, religiones como el judaísmo, el islam y la fe baháʼí enseñan la necesidad de una ley positiva revelada tanto para el estado como para la sociedad, mientras que otras religiones como el cristianismo generalmente rechazan la idea de que esto sea necesario o deseable [1]​y en cambio enfatizan los eternos preceptos morales de la ley divina sobre los aspectos civiles, ceremoniales o judiciales, que pueden haber sido anulados [2] como en las teologías de la gracia sobre la ley.

Entre otros, son ordenamientos religiosos o confesionales el Derecho judío (Halajá), el Derecho canónico y el Derecho islámico (Fiqh; Sharia).

El derecho canónico de la Iglesia Católica (latín : jus canonicum ) [2]​ es el sistema de leyes y principios legales elaborados y aplicados por las autoridades jerárquicas de la Iglesia para regular su organización y gobierno externos y para ordenar y dirigir las actividades de los católicos, hacia la misión de la Iglesia.[3]​ Fue el primer sistema legal occidental moderno[4]​ y es el sistema legal más antiguo de funcionamiento continuo en Occidente,[5]​ anterior al derecho consuetudinario europeo y las tradiciones del derecho civil. Lo que comenzó con las reglas ("cánones") adoptadas por elLos apóstoles en el Concilio de Jerusalén en el siglo I se han convertido en un sistema legal muy complejo y original que encapsula no solo las normas del Nuevo Testamento, sino algunos elementos de las tradiciones legales hebreas (Antiguo Testamento), romanas, visigodas, sajonas y celtas, que abarca miles de años de experiencia humana. mientras que las tradiciones únicas del derecho canónico católico oriental gobiernan las 23 iglesias católicas orientales particulares sui iuris.

Las leyes eclesiásticas positivas derivan la autoridad formal en el caso de las leyes universales de la promulgación por el legislador supremo, el sumo pontífice, que posee la totalidad del poder legislativo, ejecutivo y judicial en su persona,[6]​ mientras que las leyes particulares derivan la autoridad formal de la promulgación por un legislador inferior al legislador supremo, ya sea legislador ordinario o delegado. El contenido real de los cánones no es solo de naturaleza doctrinal o moral, sino que abarca todo la condición humana.


Mapa con países con sistema de Derecho religioso (en verde)